Mauro Cantoro: “No hay que ‘matar’ a Juan Flores por la patada que me dio”

“No quiero pensar en la mala fe” de ‘Chiquito’, dijo el delantero del Pacífico FC. Aseguró que aprecia al golero y recordó que jugaron juntos

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción online

El delantero argentino Mauro Cantoro se ganó hace 15 años en el Perú el apelativo de ‘Toro’ básicamente por su corpulencia (1.79 mts.), y por su forma de arremeter cuando encaraba hacia el gol, pero el último sábado sufrió una de sus peores patadas en el fútbol peruano.

“Me siento mejor. Si bien fue una patada bastante violenta, fuerte, no tuve mayores inconvenientes más allá de una molestia o dolores”, dijo a elcomercio.pe el atacante de 36 años del Pacífico FC sobre la patada en la cabeza que le propinó Juan ‘Chiquito’ Flores.

¿Cómo recuerdas la jugada del sábado?
Fue un mano a mano con Juan [Flores], yo le anticipé la pelota y si él no me pegaba seguramente podía haber hecho el gol. Fue una jugada peligrosa, pero no quiero pensar en la mala fe de Juan porque lo conozco y porque hemos compartido equipo en la ‘U’ en su momento [1999]. Es un tipo al que aprecio y me cae bien. No quiero pensar nada malo.

Fue una jugada irresponsable de parte de ‘Chiquito’ Flores.
Quiero aclarar que no hay que ‘matar’ a Juan [Flores] por la patada que me dio. Es cierto que es una jugada peligrosa porque fue a la altura de la cabeza, él es un tipo grandote y pudo haber sido mucho peor, pero uno debe tener en cuenta la situación del momento.

¿Qué te dijo Juan Flores después de la jugada?
Él reconoció que fue fuerte. “Llegué tarde y me anticipaste la pelota”, me dijo. Sí creo que fue una jugada de expulsión, de eso no cabe la menor duda. Era roja directa porque fue una patada en la cabeza. No lo expulsaron y por eso no sé qué pensar.

¿En el 98, en los Universitario-Boys, tuviste algún choque similar con Flores?
No me acuerdo. A Boys le hice goles, pero no se me viene a la mente ningún encontronazo. Al contrario, hace un año jugamos un partido acá en Lima, entre amigos, y estuve con él, charlamos en el vestuario. Mi relación con Juan es de lo mejor.

Ayudó mucho tu contextura física en que el encontronazo no pase a mayores.
Es cierto. A mí me agarró en la cabeza, de hecho me duele un poco a la altura de la oreja y al costado de la cara, pero hubiera sido peor si me daba en el ojo. Creo que más que la patada, me duele que no lo hayan expulsado.

¿Es la peor falta que has sufrido en tu carrera futbolística?
Sí, creo que sí. No es normal que te peguen una patada en la cabeza. De la cintura para abajo sí me han pegado duro. Recuerdo bien un partido en Chimbote en el que me lesioné [1998], y es en el que más me han pegado. Hasta podría decir que fue con muy mala intención en todo el partido.