Nostalgias: cuando el ‘Nene’ Cubillas fue el mejor jugador joven de México 70

Al igual que Thomas Muller en Sudáfrica 2010, el futbolista peruano fue la revelación de una Copa del Mundo hace 40 años

Nostalgias: cuando el ‘Nene’ Cubillas fue el mejor jugador joven de México 70

Por Pedro Canelo

Cuando a finales de los años sesenta Teófilo Cubillas completó la última versión del rodillo negro (con “Pitín”, Baylón, “Perico” y “Babalú”), aún este no tenía su libreta electoral de tres cuerpos. Ser grande y ser mayor de edad no son la misma cosa. Con 17 años, Teófilo anotó 19 goles en el torneo peruano y Pedro Pablo León, léase “Perico”, lo condenó a la eterna juventud al llamarlo ‘Nene’. Después de cuatro años, Cubillas siguió siendo un niño grande. Hasta que el mundo lo premió. En México 70 se vivió el momento más cercano para el fútbol peruano de ocupar un podio mundialista: Cubillas se convirtió en el cuarto ganador del Golden Boy, es decir, el mejor jugador joven del torneo. Al igual que el alemán Thomas Muller en Sudáfrica 2010. Joven (y premiado) para siempre.

El Golden Boy es un premio entregado por la FIFA al mejor jugador de 21 años o menos que participe en una Copa del Mundo. Para llamarlo de una manera menos formal: es el premio para la revelación del torneo. Cubillas lo ganó en 1970 cuando debutó en un Mundial a los 21 años. Aquella vez, el “Nene” anotó cinco goles y no solo fue el más talentoso de los juveniles, sino que se llevó otra distinción a casa: el Botín de Bronce. En México, Teófilo Cubillas solo fue superado en la tabla de goleadores por el alemán Gerd Müller, con 10 tantos, y por el brasileño Jairzinho, con 7.

En la lista final del Mundial del 70, el peruano superó por un gol al entonces rey Pelé. Precisamente, el “10” brasileño fue el primer mejor jugador joven en 1958. Después la relación de ganadores del Golden Boy fue sumando nombres de lujo. Todos monstruos del fútbol. Dicen los que saben de fútbol que el crack aparece después de los 20. Que antes de eso puedes ser solo un espejismo (no leas esto, Manco). Por eso todos los jugadores revelación luego fueron reyes de sus tiempos. Pelé en 1958, Beckenbauer en 1966, el francés Amoros en 1982, el belga Scifo en 1986, Owen en el 98, entre otros. Cubillas lo hizo en el 70. Y eso no es poco.

Si las dimensiones de un crack pueden ser medidas con cifras, lo de Cubillas es más excepcional de lo que parece. Por ejemplo, la FIFA reconoce al ‘Nene’ como el mediocampista con más goles en la historia de los mundiales. Todos los que superan la marca del ex jugador de Alianza Lima y el Porto son delanteros. Para el máximo ente del fútbol mundial, Pelé es atacante. Cubillas gana.

“Cubillas será mi sucesor”, dijo Pelé en 1970. Solo con ese firmado del fenómeno brasileño sería suficiente para entender todo lo que hizo Teófilo en su primer Mundial. En 1978, el ‘Nene’ pudo ser el Botín de Oro, pero se quedó con el Botín de Plata con cinco goles. Mario Kempes lo superó por un gol a él y al holandés Rensenbrink.

La valla que ha puesto Cubillas es demasiado alta. Para los que no lo creían, la página de la FIFA manda. El Perú sí tuvo sitio en las clausuras mundialistas gracias a su mejor “10”. Y tan solo era un ‘Nene’.