Miguel Ángel Arrué: "Quiero seguir el camino de Costas"

El técnico blanquiazul está puntero en la Copa Movistar y dice que seguirá sacando juveniles. Cree que el fútbol peruano ha mejorado

Miguel Ángel Arrué: "Quiero seguir el camino de Costas"

MARIO FERNÁNDEZ

En 1988 pisó por primera vez el Perú contratado por Juventud La Palma de Huacho, donde nacería su única hija peruana (de los ocho que tiene) llamada Andrea Soledad. Por esto y muchas cosas más, Miguel Ángel Arrué se considera un peruano más “no por su gastronomía como todo el mundo responde a preguntas muchas veces inducidas, sino por la calidad de su gente, que no he visto nunca en los países que alguna vez pisé en este largo trajinar como entrenador”.

Alianza Lima sigue en la punta. ¿Qué sensación siente dirigirlo otra vez?
Feliz, ¿y sabe por qué?, porque Alianza Lima es una institución rica en talento y es tradicional en el club, porque no ha perdido esa esencia de sacar jóvenes promesas.

¿Así se hable de deudas, de trabajadores que no cobran, de serias acusaciones entre directivos y socios?
Mire. Yo de este escenario [toma un lapicero y sobre un papel dibuja una cancha de fútbol] no me muevo. Mis funciones terminan allí donde comienzan las de los demás. Y con usted quiero hablar de fútbol. De lo otro deben hablar los dirigentes.

Citó lo del talento aliancista, ¿seguirán produciendo más?
Claro. Están Carlos [Ascues] y Paulo [Hinostroza], dos chiquillos que me animé a hacerlos debutar en Primera. Mire que Ascues jugó en Piura y recién tiene 17 años y lo mismo pasó con Hinostroza. Seguirán otros nombres.

¿Es así, Miguel Ángel?
Desde que llegué al Perú hace 23 años me di cuenta de que el nivel del futbolista peruano y su cultura técnico-táctica lo hacían importante en cualquier cancha. El futbolista peruano, el aliancista limeño mismo sigue siendo pícaro. Talento puro que lo saca de la galera como un mago. Solo había que organizar bien para sacarlo adelante.

¿Como lo hace Sergio Markarián en la selección?
Así es porque han ocurrido muchos factores que contribuyeron a este cambio, que recién comienza. Por fin se ha encontrado el camino correcto con organización de trabajo, planes de alcance nacional y clubes. Ahora no son solo tres los llamados grandes, sino muchos más.

¿Lo cree así?
Mire. El fútbol evolucionó mucho. Las autoridades responsables se han dado cuenta y encabezan estos cambios. Está la propia elección de Markarián. Yo, director técnico de Alianza Lima, enfatizo su labor para este proyecto tan serio del cual es responsable y reafirmo que el fútbol peruano está en el camino adecuado.

¿Mejoró la autoestima del jugador peruano?
Sí. Por algo quienes llegaron a la última Copa América ofrecieron todo y hubo luego el justo reconocimiento de su público, de su país. Pero debemos entender que el proceso del seleccionado es largo y el mejor jugador debe de ser el equipo. Sobre esa base se alcanzarán los resultados, aun cuando no es fácil que la gente entienda que sobre los nombres están los hombres.

Habló del jugador, ¿pero qué hay de los clubes que deben dinero?
Hace 15 años los candidatos al título eran Alianza Lima, ‘U’ y Cristal. Ese espectro hoy es más amplio. Sumemos al Juan Aurich, León de Huánuco, Cienciano, San Martín y César Vallejo. Y Melgar siempre fue fuerte. Los técnicos también hemos crecido, nos capacitamos, buscamos ser mejores. Reitero, se adolecía de mala organización. Ya está. No nos perdamos en el camino.

La última. ¿Fue un fierro caliente tomar al equipo tras Gustavo Costas?
Una gran responsabilidad. Mi deseo es seguir el camino que él trazó.