Alianza Lima empató 2-2 ante César Vallejo con un gol de la visita a los 87’

El triunfo ante el ‘Poeta’ se escapó de las manos en Matute. Los íntimos no ganan hace tres fechas

(Video: cortesía CMD) (Foto: Archivo El Comercio)

En su estadio Alianza Lima se dejó empatar 2-2 por la Universidad César Vallejo en los últimos minutos del partido. Los íntimos se pusieron adelante en el marcador con dos goles en el primer tiempo, pero no pudieron sostener la ventaja en el segundo.

La fiesta y la alegría estaban instaladas. El vértigo, la velocidad e intensidad ya habían regalado a las tribunas un buen partido. Sin disímulos ni discreciones, ambos equipos salieron a buscar el triunfo. Por su parte Alianza tenía la obligación de ganar tras dos derrotas consecutivas como visitante y planteó un encuentro abierto con Yordy Reyna, Jorge Bazán, Junior Viza y Paulo Albarracín. La formula funcionó.

La contundencia de los íntimos colaboró a incrementar la ilusión. Cuatro minutos fulminantes para ponerse adelante en el marcador. A los 31 minutos un tiro libre indirecto para los de La Victoria fue la llave para que Albarracín, previo toque de Reyna, marque desde 30 metros un golazo.

En seguida a los 34’ una falta sobre Junior Viza significó un penal para los locales. Nació el héroe que terminó como villano. El defensa Walter Ibáñez lo convirtió con su instinto uruguayo: fuerte, arriba e inatajable.

Hasta allí todo había quedado servido para la fiesta. Pero aquel 2-0 de tranquilidad se convirtió en la propia pesadilla para Alianza Lima. A los 66’ el descuento de cabeza del goleador del cuadro ‘Poeta’, “Roberto ‘Malingas’ Jiménez”.http://elcomercio.pe/tag/1499/roberto-jimenez invadió de temores al estadio Matute: 2-1.

La tarjeta roja para Ibáñez por una falta exagerada a Johan Sotil. Dejó a su equipo con 10 jugadores. El temor se convirtió en terror y el héroe a villano. La inferioridad numérica fue clave para los espacios que aprovechó la visita.

El estratega José Soto intentó recomponer la zaga íntima con el ingreso de Koichi Aparicio, pero no lo consiguió. Así Sotil descolgó un centro al segundo palo a los 87’ para que entre solo Paolo de la Haza y marque el empate a dos goles por lado.

Todo Matute quedó en silencio y no reaccionó. Enmudeció más, sin siquiera suspirar, ni respirar cuando el delantero Miguel Mostto se falló el gol de la victoria sobre el final del partido.

La mala racha de Alianza se prolongó a tres partidos sin ganar de forma consecutiva en la liguilla B. La mesa quedó servida y la visita festejó un empate con sabor a triunfo.