OPINA: ¿Johnnier Montaño debe ser titular en Alianza Lima?

Se fue a Turquía por aparentes conflictos con Costas y hoy vuelve a un equipo que ya tiene un estilo marcado

OPINA: ¿Johnnier Montaño debe ser titular en Alianza Lima?

DAVID HIDALGO JIMÉNEZ @DavidsCreator
Redacción Online

En noviembre del 2009 Johnnier Montaño había llegado a consolidarse en el equipo de Gustavo Costas, hasta se hablaba de una ‘Montañodependencia’, pero en enero del 2010 circularon versiones sobre una ruptura entre el volante colombiano y el entrenador blanquiazul porque el DT lo declaró “prescindible”, a pesar de haber sido el mejor extranjero del último campeonato.

Toda esa novela, y tras un inicio de campaña en la que el ‘cafetero’ jugó poco debido a lesiones y a su distante relación con el técnico —a pesar de haber respondido con goles en los escasos minutos que tuvo en la Libertadores— Montaño terminó por irse prestado en junio 2010 al Konyaspor de Turquía.

Hoy ha vuelto al Perú, y cuando era casi una costumbre hablar de su sobrepeso, esta vez llama la atención por los casi 10 kilos que ha perdido. Su llegada ha generado mucho entusiasmo en el hincha blanquiazul, el mismo que lo aplaudió a rabiar en su última presentación con el equipo a inicios del 2010.

ALIANZA PELEA ARRIBA
Este 2011 las cosas no le van mal a Alianza en el torneo, a Costas no lo ha convencido el desempeño del repatriado Junior Viza y por eso lo tiene en el banco. Por ello el ‘Pato’ Quinteros se ha mantenido como su mejor creativo-lanzador.

Si bien Costas ‘saludó’ hace unas semanas el retorno del colombiano, ahora que ya está en Lima es una verdadera incógnita si será tomado en cuenta por el DT o si las necesidades del equipo se anteponen a cualquier conflicto de antaño entre ambos.

A estas alturas, Alianza ya tiene un estilo de juego marcado: explota los costados con el vértigo de Jorge Bazán por izquierda, y por derecha con la experiencia (oficio) de Jean Tragodara, o con la potencia y calidad de Paolo Hurtado.

Johnnier Montaño es un lanzador, un jugador de probada calidad que se maneja con frescura por el centro del campo —tarea que desempeña fielmente Quinteros, siempre y cuando las lesiones no le pasen factura— tiene buen remate de larga distancia, pero le cuesta acomodarse al vértigo que le gusta a Costas.