Presidente de Alianza Lima: “La Agremiación trabaja bajo chantaje”

Alianza Lima podría perder puntos al igual que Universitario, por una deuda de 450 mil dólares con su ex técnico Richard Páez

Andina

El presidente de Alianza Lima, Guillermo Alarcón, denunció que la Agremiación de Futbolistas Profesionales del Perú (Safap) realiza los cobros de las deudas que los clubes mantienen de manera arbitraria y sin respetar las leyes peruanas.

“La Agremiación hace las liquidaciones de los derechos de los jugadores sin respetar las leyes peruanas, y la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas hace lo que le pide en el 100 por ciento de los reclamos. Además la Agremiación trabaja bajo el chantaje, bajo amenaza. Ellos hablan mal de los clubes y trabajan bajo el miedo. Se creen dueños de toda la verdad”, declaró Alarcón a la agencia Andina.

Estas declaraciones fueron hechas después de que se conociera que la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas aún no falla acerca de las deudas del cuadro íntimo con Richard Páez por un monto de 450 mil dólares. Según informó Depor, de fallar la Cámara en contra del cuadro blanquiazul, los de La Victoria podrían perder puntos tal y como ocurrió con Universitario, que perdió dos unidades por una deuda con su ex técnico Ricardo Gareca.

“Nosotros tenemos un reclamo del profesor (Ricardo) Páez. Yo he tenido que pagar deudas desde el año 90, porque hay que cumplirlas. Con el profesor Páez también vamos a cumplir, pero siempre bajo la ley”, expresó Alarcón.

El titular victoriano refirió que está dispuesto a acudir al Poder Judicial para defender los derechos de la institución en lugar de iniciar una huelga contra la Agremiación, tal y como lo propuso el gerente deportivo de Universitario, Germán Leguía.

“Germán (Leguía) ha hablado más con el corazón por lo que está pasando (a la ‘U’). El derecho nos ampara, y si tenemos que ir al Poder Judicial, lo haremos. No necesitamos una huelga si tenemos el respaldo del Poder Judicial, ahí sí nos van a reconocer nuestros derechos”, indicó.