¿Por qué Cienciano no tiene dinero para pagar los sueldos de sus jugadores?

El club que se llevó la Copa Sudamericana (2003) y la Recopa (2004) atraviesa una de sus crisis más grandes y sus directivos culpan a las deudas que la Agremiación pide que se cancelen

¿Por qué Cienciano no tiene dinero para pagar los sueldos de sus jugadores?

Por Ángel Hugo Pilares

Cienciano es un club sin estadio propio ni villa deportiva (un eterno proyecto que hasta ahora no se culmina), con sede social alquilada y con una cancha de entrenamiento cedida por la municipalidad de San Jerónimo. Es una institución que nos ha regalado nuestros últimos logros internacionales a nivel de clubes, pero que vive en crisis, con jugadores a los que se les adeuda dos meses de sueldo y que está en constante amenaza de no jugar. ¿Por qué llegó a eso un equipo que recibió cientos de miles de dólares de premio en su época de gloria? Aquí algunas respuestas.

Hace dos años un periodista de El Comercio viajó a Cusco para constatar que el patrimonio del club que más ha ganado a nivel internacional era paupérrimo. Apenas cuatro años después de obtener la Recopa Sudamericana, la institución tan solo contaba con sesenta soles, unas cuantas copas y un televisor LG.

En aquella época Juvenal Silva, explicaba con una frase por qué los más de 11 millones de dólares que ingresaron al club desde el 2000 no se veían reflejados en obras de infraestructura: “Nuestra política ha consistido en fortalecernos en la parte deportiva”, dijo. Su argumento era que el dinero se diluyó en el pago de la planilla de sus jugadores.

Sin embargo, ahora ni siquiera hay eso. En mayo de este año el club fue sancionado con la pérdida de dos puntos por no honrar sus deudas con la Agremiación y, en julio, el partido entre Cienciano y José Gálvez no fue programado por el mismo motivo.

Guido Farfán, vicepresidente del cuadro rojo que fue emplazado a renunciar a su cargo por el capitán del equipo, usa un argumento que parece es el mismo que el resto de clubes del fútbol peruano para explicar esta tragedia: achaca a la Agremiación el motivo del descalabro que ha sufrido el cuadro rojo.

“Esto no es un tema solamente de Cienciano, es parte de la crisis del fútbol peruano. Incluso es algo que llega a nivel sudamericano. Hay un tema de por medio, que es el de la Cámara de Conciliación y Resolución de Disputas, donde hay una serie de reclamos de entrenadores a los que, con mucha injusticia, se les da la razón. No creo que instituciones como Cienciano puedan soportar semejante embate: amenazas de no jugar y perder puntos, por ejemplo. A este paso Cienciano va a desaparecer, pues el 30% del presupuesto destinado al pago de la planilla está designado a honrar estos compromisos”, remarcó el directivo.

Este año, según Farfán, un monto de 300 mil dólares, del millón que tiene presupuestado el club, debe ir a la Agremiación por contratos en los que el equipo “no se ha protegido” de eventuales reclamos. “Las deudas se deben honrar, eso es claro y justo, pero hay entrenadores que reclaman y cobran todo el año aunque ya no estén en la institución”, añadió Farfán.

Sin embargo, la versión del vicepresidente rojo se contrasta con la de Carlos Gamarra, un periodista cusqueño que sigue el día a día del equipo. “La situación no ha cambiado, esto se debe a la mala administración. ¿Dónde está el dinero de la venta de jugadores y transferencias? No se sabe nada. Juvenal Silva tiene que llamar a elecciones en diciembre y transformar a Cienciano en sociedad anónima”, comentó.

¿En qué acabará Cienciano?