¿Por qué Cristal no pudo ganar a una 'U' con 10 hombres y sin refuerzos?

Las claves de por qué el equipo rimense no pudo vencer a un disminuido equipo de ‘Chemo’ del Solar

¿Por qué Cristal no pudo ganar a una 'U' con 10 hombres y sin refuerzos?

HORACIO ZIMMERMANN @Horacon
Redacción Online

Sporting Cristal, con su mejor plantilla, sin lesionados, con dos victorias, incluida una goleada (5-0) sobre Sport Boys, no pudo vencer a un Universitario de Deportes que se suponía inferior, sin refuerzos, y que jugó casi todo el segundo tiempo con un hombre menos por la expulsión de Néstor Duarte. Tuvo todo a su favor para ganar, pero terminó empatando. ¿Por qué?

Soberbia. Cristal se creyó ganador antes y durante el partido. Inclusive, fue más allá. Se proyectó hasta fin de año, en lugar de ir paso a paso, partido por partido. Pensó que la goleada ante Sport Boys en el Callao era suficiente como para repetir el resultado ante un Universitario inexperto y joven. “Si jugamos como ante Boys, podemos dar la vuelta a fin de año”, había dicho Marcio Valverde en la previa del encuentro. Incluso, se creyó ganador con un solo gol de ventaja y, sobre todo, pensando que la “U” no causaría ningún daño en ataque. Tras la anotación rimense, ya se escuchaban los “ole, ole” en las tribunas. La hinchada cervecera se tuvo que comer sus palabras.

Equívoco en ataque. Los rimenses tuvieron posesión del balón. Definieron el ritmo del partido a su antojo. Aceleraban y frenaban según creían conveniente. Elaboraron buenas jugadas sobre la base de toques cortos y pases largos inventados por Renzo Sheput. No obstante, decidieron mal la culminación de sus jugadas. No fueron contundentes en ataque. Tuvieron en los pies de Junior Ross el gol del triunfo, pero este falló, al igual que Cristal en ataque toda la noche. La disculpa de Rengifo, “una cosa es fallar goles y otra cosa es intentar y no lograr”, no fue suficiente.

Defendió mal. Los merengues atacaron en ocasiones contadas con los dedos de una mano. Su ataque se caracterizó por el aprovechamiento de los errores rimenses, en contraataques imprevistos. Y Cristal defendió mal porque en las únicas tres de peligro que tuvo la “U”, sufrió. Primero con un cabezazo de Edison Flores, a quien nadie marcó, y se estrelló en el palo. Luego porque Walter Vílchez permitió disparar a Jeancarlo Chirinos sin intentar, siquiera, bloquear el remate que finalmente decretó el empate. Mención aparte para la gran jugada del debutante. Y porque en la última jugada, cuando la “U” encaró con velocidad a sus defensores, Flores erró, solo, el gol del triunfo, ante una pasiva defensa bajopontina.

Desaprovechó la expulsión. A los 22 minutos del segundo tiempo, Néstor Duarte se fue expulsado y dejó a Universitario en desventaja, la misma que Cristal no supo aprovechar. Si había apretado a la “U” con sus once, no intensificó la presión cuando tuvo diez. Se equivocó. Le dejó mucho espacio a los merengues cuando tuvo que haberlos reducido, y creyó que el gol llegaría por el simple dominio que ejercía. Mosquera lo reconoció: “Creímos que el gol iba a venir por sí solo y eso no sucede”

Luis Llontop. Pese a que Cristal no fue contundente, cuando remató a portería se encontró con un escudo impenetrable llamado Luis Llontop. El arquero crema fue la gran figura del partido. Reeditó sus mejores actuaciones como ante Alianza Lima, cuando saltó a la fama al reemplazar a un lesionado ‘Paco’ Bazán, y la del Morumbí ante Sao Paulo por la Copa Libertadores. Seguro por arriba y abajo. No entregó un solo rebote, salvo en el gol que la pelota, caprichosa, se estrelló en Hernán Rengifo tras una excelente parada, y terminó en las redes. Atajó un mano a mano a Junior Ross, un cabezazo de Irven Ávila, otro de Jorge Cazulo, y un remate de Carlos Lobatón.