¿Qué le pasó a la San Martín?: razones para el 5-0 ante Emelec

Las razones para una goleada que dejó al mejor representante peruano de los últimos cinco años en torneos internacionales fuera de la Copa Sudamericana

¿Qué le pasó a la San Martín?: razones para el 5-0 ante Emelec

Por Fernando Lozano y Ángel Hugo Pilares

1. No sabe jugar de visita. A nivel internacional un equipo como San Martín no puede hacer concesiones como las que hizo ayer: aflojó en momentos clave del partido y salió a cuidar el gol que tenía de ventaja, un hándicap muy frágil. El equipo santo ha vuelto a demostrar que no sabe jugar de visita. De nueve partidos internacionales de visita, ha recibido cuatro derrotas (dos goleadas 5-0 incluidas) y solo conseguido un empate. El ‘Maño’ Ruiz debió tratar de equilibrar esa fea estadística.

2. San Martín no solo es Vitti. Si vio el primer tiempo, se habrá fijado que la constante de los santos al no poder encontrar variantes fue el disparo de media distancia. Su abanderado fue Pablo Vitti, quien lanzó, al menos, cinco disparos carentes de potencia al arco en lugar de encarar y buscar al compañero del costado. Germán Alemanno y Héber Arriola también lucieron erráticos y no recibieron buenos balones de gol.

3. La defensa los traicionó. Corriente eléctrica más el líquido elemento pueden provocar una descarga asesina. En el caso de San Martín, su defensa hizo agua y los santos acabaron carbonizados. Christian Ramos parecía pensar más en un eventual fichaje por otro equipo a fin de año que de bloquear el avance de los delanteros rivales. Atilio Muente no podía fajarse solo y los laterales, Fernández y Huamán, dejaron la vía libre para los centros de los ecuatorianos. Y al arquero titular de la selección no pueden hacerle un gol de huacha. Leao Butrón tuvo una actuación bastante floja (al margen de su lesión). San Martín se reforzó bien arriba, pero debió fortalecer también su defensa.

4. Faltó reacción. El plan original del ‘Maño’ contemplaba poner a Pedro García y Christian Cueva hacia el final del partido para agarrar a la zaga de Emelec cansada y poder anotar el tanto que, de mantenerse el 0-0 le daría la clasificación a los santos. Luego de los dos primeros goles el libreto no cambió y esa fue la perdición del cuadro santo, que puso a ambos jugadores en el campo cuando ya no había nada que hacer.

5. Jugaron con otro Emelec. Eso no es excusa, pero el equipo al que los santos vencieron en Lima era distinto al que los goleó en Guayaquil. En la zaga solo se mantuvo Fernándo Giménez y la volante cambió completamente. El equipo inventado con Sampaoli para jugar de local era uno mucho más rápido que acabó haciendo imposible para los santos el ganar con un vértigo que ni siquiera tenían.

6. Planteamiento táctico cuestionable. San Martín jugó con dos delanteros (Arriola y Alemanno) cuando debió darse cuenta de que el equipo ecuatoriano saldría a arrollarlos en los primeros quince minutos, como en realidad sucedió. Maño quizás debió sacrificar a uno en el ataque y poner a un correlón a apoyar a Hinostroza, de buen toque pero demasiado lento para el vértigo que impuso el equipo ecuatoriano desde el principio.