'Repatriados': peruanos que vuelven de ligas extranjeras al torneo local

Hernán Rengifo llega hoy para jugar por Cristal y se sumará a una ya larga lista de futbolistas nacionales que regresan este año, tras su paso por el exterior

'Repatriados': peruanos que vuelven de ligas extranjeras al torneo local

ENRIQUE VERA @kiquevera
Redacción Online

Giancarlo Carmona; la semana pasada se integró a la pretemporada de Alianza, en Chile, aunque en San Lorenzo el pasaje de salida lo tenía desde el 22 de octubre último. Ese día el titular de los ‘Cuervos’ sentenció: “Carmona tiene un nivel que no demuestra aquí”. El lateral languidecía en banca y dejaba lejanísimos su voceado pase al Werder Bremen alemán, el partidazo que jugó ante Boca y un auspicioso debut con triunfo. Pasó de ser, digámosle, el engreído de su primer técnico en Argentina, Ramón Díaz, al archivo de Omar Asad y Leonardo Madelón, quienes sucedieron al ‘Pelado’ en el cargo. No más portadas ni visitas a programas de TV; su nombre, mientras San Lorenzo peleaba por salir de los últimos lugares del Clausura gaucho, era fijo en las listas de posibles purgados. Y así fue. Pudo anclar en Olimpia pero terminó en Alianza… y de nuevo al Perú.

Ronald Quinteros; los primeros días del volante en el fútbol argentino sí que fueron para el olvido. De aquí salió casi brincando de alegría por su pase a Unión de Santa Fe, pero en plena adaptación al ‘tatengue’ supo de la muerte de su padre. Cayó golpeado y goleado en su partido debut frente al Boca que refulgía con la vuelta de Riquelme y en adelante le fue imposible consolidarse como titular. Aun así, Markarián lo convocó para el inicio de las Eliminatorias ante Paraguay y Chile. Era para entonces (octubre 2011) un buen reemplazo ante cualquier eventualidad que marginara a Rinaldo Cruzado de la bicolor; pero con el paso del tiempo la posibilidad se disolvió. El ‘Patito’ no figuraba ni en lista de suplentes de su equipo y para diciembre estaba cantada la rescición de su contrato. Hace días coqueteó con Alianza, casi se ofreció a jugar con su hermano, Henry, pero la San Martín lo retuvo.

Daniel Chávez; este también fue un hombre de selección; cuando aquí le decían ‘Bombarderito’ y la campaña de Chemo prendía en el camino a Sudáfrica 2010. Entonces (2008), el peruano que salió de la Academia Cantolao a los 18 años alternaba en el primer equipo del Brujas de Bélgica y tenía esporádicas participaciones importantes. En abril del 2010 pasó al Westerlo del mismo país en desmedro del Aurich, que lo daba como fijo, y apenas dos meses después lo fichó el campeón rumano, Otelul Galati. Llegó a jugar la Champions League en curso, pero su equipo quedó eliminado. A fines de diciembre, su llegada a Unión Comercio fue la primera gran sorpresa en el mercado de pases peruano. Lo convenció, asegura, la posibilidad de mostrarse en su país y jugar la Copa Sudamericana.

Leandro Vásquez; conocido su retorno al Perú, fichado por Unión Comercio, en las páginas web vinculadas al AD Colmenar Viejo, club de la tercera división del fútbol español, los comentarios coincidían. Ponga atención: “Cuchillos y machetes (pierna fuerte); espinillas y espinilleras (canilleras); cejas y dientes deteriorados por el paso implacable de Leandro”, “Ni la humedad pasaba por su lado”, “Vamos crack a reventarla allí” o “(Perú) Adquiera ya su seguro de vida en caso un machete pase por su lado. Está por llegar”. Se trata de un jugador recio y de marca fuerte, un central que puede hacer las veces de lateral izquierdo con ida y vuelta. Su temprana carrera la ha hecho totalmente en la tercera de España. Además del Colmenar jugó en San Fernando, Elche Ilicitano y Atlético Pinto. Incluso, en marzo del 2011, Markarián lo invitó a las prácticas que la selección realizó en España previo a un amistoso con Ecuador. Vale observarlo.

Paolo de la Haza; cada vez que se fue de Perú, cargó su equipaje a ligas lejanísimas y de las que poco se sabe. Primero dejó Cienciano (2007) y llegó a Ucrania donde jugó dos años por el Chernomorets Odessa. Volvió a Perú (a Alianza) por unos meses y luego se internó en el torneo israelí. Ahí, mientras vestía la chompa del Beitar Jerusalén, también era titular en la selección de Chemo que jugaba la pésima eliminatoria para el Mundial de Sudáfrica. Alzó la Copa Toto Al con su equipo y volvió a La Victoria para el final de la temporada 2010. En marzo del 2011, cuando calentaba el último Descentralizado, dejó de nuevo a Alianza (pero también dejó una parte del dinero de su contrato) y se fue al Jiangsu Sainty de China. Lo último que se supo, antes de su regreso al país para jugar por Vallejo, fue que anotó (raro en él) en una goleada.

Hernán Rengifo; esta noche llega de Chipre y sus primeros movimientos en Lima ya están cantados. Mañana firmará por Cristal y pasará los exámenes médicos de rigor en La Florida, pues el arreglo contractual ya quedó sacramentado. El jueves será presentado en conferencia de prensa y dirá, acuérdese, que viene a sumar o a ganarse el puesto, aún cuando Felipe Cantuarias, titular del cuadro bajopontino, ya adelantó que el ‘Charapa’ “llegaba con la expectativa de ser el goleador”. En efecto, el regreso del ex artillero de Universitario, abre un abanico de perspectivas (tendríamos cerca a otra posibilidad de selección) pero también marca el colofón de un generoso recorrido por Polonia y Chipre que bien pudo prolongar en el ‘Viejo Continente’. Rengifo trae en el bolso una Copa y una Supercopa Polonia con el Lech Poznań, además de un campeonato en Chipre y una Copa de ese país. Su retorno lo pone a vista de Markarián. Ojo, salvó cuando en la era Chemo se quedó solo en un hotel de Colombia mientras la selección peruana volvía, con la bicolor siempre le fue bien. Cada vez que vino, firmó. Tiene un promedio de gol nada desdeñable (0,3 por partido).

EL DATO
Franco Navarro; de paso intrascendente por Independiente de Argentina, equipo donde brilló su padre, es otro de los jugadores peruanos que regresa al torneo local en busca de oportunidades. Jugará en Alianza Lima.