Sepa cuál es la columna vertebral de una San Martín que lo gana todo

El cuadro santo sigue en carrera en la Sudamericana y es cómodo líder en el torneo local. Aquí las claves de su buena campaña

Sepa cuál es la columna vertebral de una San Martín que lo gana todo

Por Ángel Hugo Pilares

Universidad San Martín parece un equipo tocado. En el torneo local es el equipo con mejor producción de visita y solo se ubica detrás de Alianza en cuanto a puntos conseguidos en casa. En la Sudamericana, se ha repuesto de partidos difíciles para alzarse con triunfos (como ayer, ante Emelec) y ahora tienta la clasificación a la siguiente etapa. Esta es una revisión a un equipo que da de qué hablar.

Leao Butrón. Es, de lejos, el portero de la selección. Con los años aprendió a ser líder en un equipo donde abunda el respeto a las formas y eso le ha ayudado a no tener que pedir a sus zagueros que marquen a su rival. Basta un gesto, una mano y, a veces, solo una mirada para que el santo se faje al fondo. Su seguridad bajo los tres palos es lo que necesita un equipo que se quiere armar de atrás hacia delante.

Pablo Vitti. Tres partidos, tres goles. Pablo Vitti no solo aparece en las portadas de los diarios por haber sido compañero de Messi en una Sub 20 o porque Markarián diga que le gustaba para la selección hasta que le dijeron que es argentino. El atacante ha anotado en todos los partidos de la San Martín en la Sudamericana: un tanto en la ida ante Deportivo Quito, otro en la vuelta y el de ayer son suficiente para presentar a un futbolista con llegada y buena pegada.

John Hinostroza. En el mediocampo santo muerde cuando el rival tiene el balón y distribuye cuando no es así. De hecho, un pase suyo, en profundidad para Cueva, es el que inicia la jugada del segundo gol de San Martín ante Emelec. El martes, como quien no quiere la cosa, pidió selección. Ayer Markarián lo vio, así que al menos lo tiene en agenda.

Ronald Quinteros. Lleva cuatro años en el cuadro santo y tiene interiorizadas las claves del triunfo en las dos campañas memorables del bicampeonato. No aparece mucho pero es la expresión visible de otra política ganadora: “contrátalos jóvenes para que rindan en el futuro”. Él, Cristian Cueva o Manuel Tejada resultan siendo vitales en determinados momentos de un partido, como ayer ante Emelec, cuando el ‘Maño’ dejó de preferir la experiencia para privilegiar el vértigo por las bandas.

Germán Alemanno. Es otro de los ejemplos del cuadro santo de aquella política de contratar barato y bien. Si no es Vitti, él es el encargado de hacer los goles ante el cuadro santo. O Heber Arriola. La cosa es que es extranjero y marca la diferencia a pesar de no haber llegado con un cartel enorme, cosa difícil de encontrar en un fútbol peruano donde los dirigentes privilegian el bolsillo propio en lugar del buen juego. No es solo otro futbolista que sale con una modelo bonita, también hace goles de chalaca y logró sentar al intocable Pedrito García.