Sergio Markarián dijo haber sido 'envenenado' cuando dirigía a la 'U' en la Libertadores

El técnico uruguayo, un detallista a más no poder, se vio en una ‘encrucijada’ en Guayaquil en 1994

Sergio Markarián dijo haber sido 'envenenado' cuando dirigía a la 'U' en la Libertadores

Por Daniel Peredo

UNO Libertadores 1994. Universitario viajó a Guayaquil para enfrentar a Barcelona y Emelec. El preparador físico Mario Mendaña planificó la concentración, alimentación y entrenamientos y entregó el programa a la delegación. Todo estaba previsto, pero el técnico Sergio Markarián cambió de planes.

—No vamos a cenar en el hotel.
—¿Por qué?, todo está listo.
—Estoy seguro de que nos quieren envenenar, reserven el mejor restaurante de Guayaquil para ir.

Los directivos hicieron caso y separaron una cena para el plantel en un restaurante cercano. Cuando estaban por salir, otra vez el DT dio marcha atrás.

—Han hecho reserva para 30 personas, se van a dar cuenta de que es un equipo de fútbol, que somos nosotros, será más fácil para envenenarnos. Formemos grupos de cinco y vayamos en taxi a diferentes lugares.

Markarián organizó a los jugadores y cenaron en distintas zonas de Guayaquil. El partido terminó 0-0 con Barcelona y clasificaron a la siguiente fase. De regreso a Lima, el gerente Antonio García Pye recibió una llamada de madrugada. Era Markarián, quien se sentía mal. El dirigente lo llevó de urgencia a la clínica Tezza. El ‘Mago’ tenía malestar estomacal, vómitos y escalofríos. Todos los síntomas de una intoxicación.

—Ya ves, Antonio, en Ecuador le pusieron algo a la comida.
—Pero si todos cenamos lo mismo y ya pasaron algunos días.

El diagnóstico médico fue una descompensación por estrés. Aunque don Sergio estaba seguro de que lo envenenaron.

DOS Preolímpico de Paraguay 1992. Perú debutó perdiendo 2-1 con Brasil y debía enfrentar a Colombia en la segunda fecha. Los colombianos eran favoritos con un ataque donde brillaban el ‘Tino’ Asprilla e Iván René Valenciano. El técnico peruano Fernando Cuéllar tenía una duda antes del juego. Luis Molina no convenció como lateral izquierdo y pensó en Carlos Valerio, del Boys. “Voy a decidir en el vestuario antes del partido”. Los diez fijos eran: Marrou, ‘Mágico’ Gonzales, Reynoso, José Soto; Orlando Prado, Pinillos, Palacios, Zegarra; Basombrío y Maestri. En el camarín, Molina y Valerio estaban nerviosos, sudando sin haber entrado a la cancha. Cuéllar miró a ambos fijamente y decidió darle la oportunidad a Valerio para controlar al ‘Tino’. “Molina, tú vas al banco de suplentes”. Molina dejó los nervios, cerró los puños y delante de sus compañeros exclamó: “¡Bien, carajo!”. Esa noche, Valerio fue bailado por Asprilla, nos golearon 4-1 y quedamos eliminados. Cuéllar presentó un informe durísimo de ambos futbolistas y nunca más fueron convocados. Para el ‘Gato’, un jugador sin actitud no merecía ponerse la roja y blanca.

TRES Libertadores 1996. Cristal y Universitario jugaron por el debut del grupo que completaban los uruguayos Peñarol y Defensor. Fue transmisión de Global TV con narración de ‘Rulito’ Pinasco, comentarios de Alberto Beingolea y don Eduardo San Román y notas de Pedro García, Bruno Cavassa y Daniel Peredo. Fue la primera aparición en TV de este periodista luego de seis intensos años en “Ojo” y “El Bocón”. La ‘U’ ganó 2-0 y apenas concluyó la transmisión llamaron a un directivo del canal. Era Nicolás Delfino, presidente de la Federación Peruana de Fútbol.

—¿Cómo se les ocurre contratar a ese irrespetuoso muchacho Peredo, que viene de “El Bocón”, donde solo saben criticar? —se quejó en tono enérgico.

En Global, felizmente, no hicieron caso y pude seguir trabajando. Luego, Delfino reconoció en declaraciones a un periodista de El Comercio que lo que más le molestaba de “El Bocón” no eran las críticas a su gestión, sino el apodo de ‘Delfinosuario’ que le habían puesto por su parecido a un personaje de dibujos animados. “Hasta mis nietos me dicen así cuando nos juntamos a desayunar los domingos”, comentó don Nicolás, hoy ya retirado de la dirigencia.