Todos los goles del showbol: Perú ganó 11-7 a Colombia

El ‘Pibe’ Valderrama era la estrella a seguir en la noche pero al final, como siempre, el premio Nobel fue para el ‘Poeta’ César Cueto. No se pierda el golazo de ‘chalaca’ de Jorge Soto

*Por Miguel Villegas* El ‘Pibe’ tiene casi 50 años pero todavía le gustan los pantalones cortos. Todavía pide autógrafos, todavía sueña con la cancha de arena de su barrio en Santa Marta, todavía colecciona figuritas de su ídolo. Es tan fanático el ‘Pibe’ que aceptó viajar a Perú con la única intención de hacer jueguitos con el hombre que le enseñó que el fútbol era más que un juego. Es tan fanático que siendo un crack maravilloso, esta noche de showbol limeño ha decidido fallar algunos pases, dárselos al contrario, por la purita fascinación hacia su ídolo, el peruano César Cueto, solo para que lo haga retroceder treinta años y lo convierta de nuevo en el ‘Pibe’ feliz. Esta vez Colombia puede resignar una derrota. Solo por esta noche de showbol hay algo más importante que ganarle a la selección de Perú. Cuando Carlos Valderrama se vaya a dormir lo hará con la inocente sonrisa de un hombre de bigotes que gracias a su crack peruano, ha vuelto a ser el ‘Pibe’. "Showbol":http://elcomercio.pe/impresa/notas/show-oles/20100128/405794. Coliseo Dibós Dammert lleno. Copa DT El Comercio en disputa. La intención de este juego es ver a los cracks de las viejas cintas de VHS en calidad 3D. Verlos jubilados de la camiseta pero chibolazos con los pies. Solo así se explica, por ejemplo, que la gente exija que el ‘Poeta de la Zurda’ no se siente nunca en el banco de los suplentes. O que el ‘Pato’ Cabanillas se deje de cosas y se ponga otra vez la camiseta número ‘10’ del Boys. O que René Higuita arriesgue esa panza de buena vida por la jugada de la noche, ‘El escorpión’. Pero hubo más que intenciones en esta fiesta. Hubo goles y chalacas y caños y amagos de bronca. Hubo lo que tiene que haber en un partido entre futbolistas que solo supieron jugar bien a la pelota. Repase: Valderrama, Asprilla, Valenciano, Serna, Mackenzie y Aristizábal por la visita; Cueto, Uribe, Cabanillas, Carranza, Olivares por el local. Los dos primeros goles de Perú fueron trazos de Cueto que anotaron Carmona y Cabanillas. Después, para el 5-3, la chalaca de Jorge Soto, igualita a la que le anotó a Rosario en el 2004. Ese tercer gol colombiano, perdonen la tristeza, lo hizo el ‘Pibe’ Valderrama, a la vieja usanza del hombre que en 1993 fue declarado el mejor jugador de Sudamérica: una bombita. La fórmula de Perú fue el eterno toquecito. Eso y tener atrás a un portero como Luján con la ubicación y la plasticidad obligatorias en un deporte en el que la pelota no sale nunca, salvo que la mandes fuera del coliseo. A eso apeló la selección nacional y en Colombia hubo que detener la historia con violencia: manazos de Osorio, codazos del ‘Chicho’ Serna, tacles del grandote Gutiérrez. Una reflexión sobre este buen hombre: anoche quería jugar rugby, no showbol. Mientras tanto, Perú seguía ganando el partido. Ya a las 10 de la noche, cuando el encuentro terminó, lo único que importaba era verle la cara al ‘Pibe’. Que era un poco vérsela a los cinco mil chiquillos de 15, 25, 30 y 50 años que celebraban así su vuelta a la infancia. Todo gracias a César Cueto y ese pie izquierdo que hasta ahora, a los 57 años, anda derechito. Todo gracias a ese tiro libre que festejaron los peruanos, el 7-4, y que el ‘Pibe’, si no tenía puesta la camiseta colombiana, hombre respetuoso, hubiese aplaudido como un fanático más. Colombia perdió 11-7 al final pero me queda clarito que Carlos Valderrama se fue a la cama infinitamente feliz.