Woodman sobre Estadio Nacional: "Dejamos una joya para el deporte"

El presidente del IPD asegura que recinto “es digno del país”. El domingo será reinaugurado con partido de la Sub 20 ante su similar de España

El Estadio Nacional gozará de la mejor iluminación del país. (Video: El Comercio)

SUPLEMENTO DT DE EL COMERCIO

La idea le daba vueltas desde que observó el moderno estadio Nido de Pájaro, que se inauguró en Beijing, en los pasados Juegos Olímpicos del 2008. A finales del 2009, el presidente del Instituto Peruano del Deporte, Arturo Woodman, mandó a sus ingenieros a presentar propuestas de cómo modernizar el Estadio Nacional que, ya por entonces, había cumplido 57 años de vida.

Los estudios fueron aprobados y en marzo se anunció que el primer escenario deportivo se cerraría en junio del 2010 para convertir el viejo escenario de la calle José Díaz en un lugar moderno, capaz de afrontar los nuevos retos del siglo XXI.

Cuando le presentaron los proyectos del nuevo Estadio Nacional, ¿llegó a pensar que quedaría así de imponente?
En un primer momento teníamos una idea de cómo podría quedar, pero conforme avanzó la obra se fueron haciendo algunas modificaciones, algunas mejoras y, la verdad, ha quedado mucho mejor de lo que pudimos haber imaginado en un primer momento.

Hoy tenemos un escenario moderno, digno de cualquier gran espectáculo.
Personalmente he podido ver los avances semanalmente y hoy tengo la enorme satisfacción de decir, que en un gran esfuerzo económico, el IPD y el Gobierno estamos dejando una verdadera joya para el deporte. Una obra espectacular que hoy cuenta con palcos que se revalorizarán cada 10 años, y que permitirá que con el tiempo termine autofinanciándose.

¿Cómo que se autofinanciará?
Estamos hablando de 384 palcos que van a ser cedidos en uso por un período de 10 años. Muchos de ellos ya han sido adquiridos por empresas, lo que ha generado un ingreso que ya supera los 11 millones de dólares.

*LOS CAMBIOS
Incluir palcos le dará al Nacional un aforo superior…*
…y lo convierte en un lugar imponente viéndolo desde el centro del campo. Le da un aforo mayor, es cierto, pero no por mucho. Si en cada palco entran ocho personas, estamos hablando de unas 3.072 personas adicionales. Lo que se ha hecho es bajarle el nivel al campo de juego. Es decir, se ha cavado uno seis o siete metros por debajo del nivel que tenía antes, y lo que sí se ha ganado es dos anillos más de graderías. Calculamos que ahora el Nacional tiene capacidad para 50 mil personas.

Algunas noches hemos visto luces multicolores que salían del estadio.
Se le ha dotado de un moderno sistema de iluminación dentro y fuera del estadio. La luz es tan buena y fuerte que cuando se juegue un partido nocturno, los jugadores no proyectarán ninguna sombra sobre el terreno de juego. Además, cuenta con un sistema interactivo que transmitirá al exterior las emociones de lo que ocurra dentro. Eso significa que si hay un gol de Perú en el estadio, una computadora lo convertirá en colores que vayan acorde con la emoción que se vive. Finalmente, se han instalado ocho cañones de luz que apuntarán hacia dentro y al cielo.

La tradicional torre sí se ‘salvó’ de la modernización.
Esa torre es parte del Estadio y era imposible dejarla de lado. Lo que se ha tenido que hacer es ‘subirla’ unos siete metros más. Sucede que cuando se terminaron los palcos y se colocó el techo, nos dimos cuenta que la torre había quedado muy chica, pues la punta prácticamente estaba al mismo nivel que el techo. Se le han aumentado dos pisos más. Esa torre la arreglamos inicialmente para la Copa América del 2004. Tiene ascensores y desde allí se ve muy bien. Incluso, ahora se han acondicionado dos palcos allí.

¿Cuáles son las otras innovaciones hechas?
Se está construyendo una torre sur que, esperamos, termine en un mirador lo suficientemente alto para que desde su superficie pueda verse no solo el interior del estadio sino, también, el Circuito Mágico del Agua y, si la visibilidad lo permite, toda la ciudad. El piso ocho tendrá un restaurante que debería ser de comida rápida. En un primer momento pensamos en uno más lujoso, pero al final se descartó esa idea.

¿Se han mantenido las losas deportivas en la explanada Sur?
Hemos mantenido las que estaban en Norte, pero no las de Sur. Primero, porque se han construido estacionamientos subterráneos en ese sector con capacidad para 703 autos. El estacionamiento estará concesionado, y podrá albergar a los autos que vayan al Parque de la Reserva durante los días que no haya fútbol. En la parte superior se ha visto conveniente convertirla en un sector comercial que pueda tener un gimnasio, quizá tiendas deportivas o de medicina deportiva.

¿La idea es darle el mayor movimiento posible?
Esa es nuestra intención. Queremos dejar un estadio que sea vivo, que no sirva solo para recibir un partido de fútbol una vez por semana, sino que pueda ser visitado en forma periódica por todo tipo de público.

La única pena es que el estadio ha quedado con solo seis carriles para atletismo.
Por razones de visibilidad se tuvo que reducir a seis.

¿Con un estadio así, podremos volver a postular a unos Juegos?
Eso espero, quizá para los Juegos Panamericanos del 2019.

Conozca la historia del Estadio Nacional y los cambios que se han hecho en el suplemento especial de Deporte Total sobre esta joya nacional.


Tags relacionados

IPD

Estadio Nacional

Arturo Woodman