Roberto Merino: “Puedo darle una nueva luz a la selección”

El volante del Salernitana lamentó la sanción a Reimond Manco y espera su oportunidad en la bicolor

Roberto Merino: “Puedo darle una nueva luz a la selección”

Ángel Hugo Pilares

Vive en Salerno, una ciudad al sur de Roma donde se instituyó la primera y más importante institución médica de Europa medieval. Ahí fue a curarse en salud, a reaparecer luego de una lesión complicada a la rodilla izquierda para estar mejor que nunca. Para operarse la rodilla hace casi un año con el mismo doctor que arregló a Roberto Baggio y David Trezeguet. Roberto Merino ahora ve a su equipo con todas las oportunidades de llegar a la Serie B italiana, aunque aspira a ponerse la camiseta de un club de la Serie A y, claro, la de la selección peruana.

¿Te siguen diciendo el ‘Maradona peruano’?
Ja. Sí. Felizmente que el equipo está ganando desde que he empezado a jugar. Ganamos cuatro o cinco partido en fila y vamos primeros, con todo para subir. La gente está eufórica pero tenemos los pies en la tierra.

¿Ya pasó la lesión? La gente acá se preguntaba cómo andas con eso
Ya pasó la lesión, ahora estoy fuerte, muy fuerte físicamente. Me siento en perfectas condiciones y con muchas ganas de dar el máximo para ofrecerle una alegría muy grande a muchos peruanos de los que recibo mensajes de admiración, felicitaciones y saludos. Eso me pone muy contento y con la llegada del nuevo entrenador en la selección sé que llega una nueva era. Por eso lucho por mi felicidad y por hacer feliz a la gente con la camiseta de la selección. Mi objetivo prioritario y mi máximo anhelo es dar lo mejor representando a mi país.

Creo que la pregunta se cae de madura. ¿Quisieras ser llamado a la selección?
No hay duda. Lucho cada día y en cada entrenamiento, tengo ese objetivo, pero tengo que trabajar porque a los peruanos nadie nos regala nada: este año me querían dos equipos de la serie A y había cerrado el fichaje con uno, el Bari, pero nos sorprendió a todos que al final se rompió el acuerdo. Igual, sé que el Bari y el Bologna han hablado muy bien de mí y en enero tengo un par de contactos seguros. Soy feliz y mi objetivo prioritario es jugar por la selección.

Markarián llegó a conversar vía telefónica con alguno de los peruanos que juegan en el extranjero y a otros los visitó. ¿Llegó a comunicarse contigo?
No. Sé que hubo un contacto con algunos y por algunos periodistas sé que intentó conseguir comunicación para conversar conmigo, pero justo había cambiado mi teléfono. Estábamos en Calabria, en la montaña, concentrados con el equipo. Estaba inubicable…

¿Sabes que Farfán, Manco y Galliquio fueron sancionados por indisciplina?
Sí, ¡qué terrible! A Manco lo conozco porque entablamos una amistad la primera vez que me convocaron. Eso me da mucha pena y me entristece. Para mí fue una sorpresa también. No sé bien lo que ocurrió pero la disciplina es lo más importante.

¿También sabes que con ausencias en la selección bien podrías tentar un espacio en el equipo?
Sí, pero a nadie le regalan nada. Sigo trabajando con la misma seriedad y si hay la mínima oportunidad para ser convocado, voy a dar el máximo. Siempre mi pensamiento es darlo todo por la camiseta de la selección nacional de Perú, porque soy peruano y porque tenemos que luchar para darle una alegría a mi país.

Una convocatoria serviría para sacarte el clavo de las pocas oportunidades que tuviste en la selección.
Sé que hay muchos amistosos, y que el ‘profe’ saca muchas conclusiones y conoce a varios jugadores. Me parece interesante porque empieza una nueva era, es un cambio de aires y es importantísimo. He hablado con mucha gente y ese es su pensamiento.

¿Y qué le puede dar Roberto Merino a la selección?
Muchísimas cosas. A nivel personal soy una persona positiva, me encanta hacer grupo y creo que eso es lo más importante. A nivel del juego, puedo dar el máximo y darle mucha vida a esta selección. Le puedo dar una nueva luz, un fútbol alegre y competitivo…