El ajedrecista y el escribidor: Emilio Córdova estuvo junto a MVLL el día que anunciaron el Nobel

Esta es la historia de cómo una odisea para llegar de Rusia a México acabó con nuestro GMI en Nueva York, al lado del peruano más ilustre de los últimos años

El ajedrecista y el escribidor: Emilio Córdova estuvo junto a MVLL el día que anunciaron el Nobel

Lo que Emilio Córdova relata es para volverse loco. Imagínelo en la Olimpiada Mundial de Ajedrez, en Rusia, con visa hasta el 4 de octubre y un pasaje para el 5. Con la posibilidad de quedarse como ilegal y pidiendo ayuda para llegar a casa. Ahora véalo a él, tres días después junto a Mario Vargas Llosa en Nueva York.

¿Cómo llegó Emilio donde el escribidor? La versión que deportista relata dice que tenía un pasaje Moscú-Paris-La Habana para el día siguiente de aquel en que vencía su visa y que “para no quedar de ilegal”, los organizadores del torneo lo ayudaron con un boleto aéreo Moscú-Milan. Y que luego, Emilio desembolsó por su cuenta 1.725 dólares para llegar a México, donde reside, con varias escalas.

Según la versión que Córdova relató al diario Trome, al llegar a Italia fue detenido tres horas por no tener pasaje de salida y mientras moría de miedo los policías le sugerían que cambie de deporte para que no le vuelva a pasar esto. Dice también que su siguiente escala fue Nueva York y que en la Gran Manzana acabó apelando a la ayuda de algunos amigos. Uno de ellos fue el que lo llevó al Instituto Cervantes el mismo día en que Mario Vargas Llosa –y el mundo– se enteraban que había ganado el Premio Nobel.

“Fue lo máximo”, recuerda. Su amigo fue el que le dio la mano a MVLL y el que presentó al ajedrecista: “Don Mario, él es Emilio Córdova, es ajedrecista”, le dijo. Y que el escribidor lo reconoció en ese breve encuentro.

LA OTRA VERSIÓN
El encuentro con Vargas Llosa se dio, pero las circunstancias que propiciaron ese largo viaje de Córdova no son culpa de la Federación Peruana de Ajedrez, según declaró a elcomercio.pe Augusto Millones, quien preside el grupo de trabajo que controla los destinos de los trebejistas peruanos.

“Eso ocurrió hace bastante tiempo ya, pero según recuerdo a él se le había dado pasajes que él perdió, y mientras se cambiaban estos, venció su visa. Él es un poco irregular en la forma en que solicita sus pasajes y en cómo actúa cuando se los damos. Cuando el cambia o pierde pasajes no es fácil el trámite porque el que nos apoya con esto es el IPD y un cambio genera problemas administrativos”, señaló.

Mientras tanto, Emilio pide reembolso y Millones afirma que si él se comunica con la FPA es probable que se haga. Córdova también asegura que solo se le han entregado solo 5 mil de los 10 mil soles que ganó al ser GMI. “Creo que es porque no justifiqué algunos gastos”, apuntó el ajedrecista.