Berdych le negó el saludo a Almagro y se fue abucheado del Abierto de Australia

El checo ganó el partido, pero se molestó porque el español le devolvió una pelota que le cayó en el cuerpo, y consideró que fue una acción deliberada

(Video: YouTube)

El tenista checo Tomas Berdych, séptimo preclasificado, fue abucheado en el Hisense Arena por su mal comportamiento tras su victoria en octavos de final sobre el español Nicolás Almagro en el Abierto de Australia.

Berdych se negó a estrecharle la mano al jugador español, tras ganar el partido por 4-6, 7-6, 7-6 y 7-6 y avanzar a cuartos de final donde se medirá con Rafael Nadal, porque creyó que Almagro, décimo favorito, le había devuelto una pelota deliberadamente al cuerpo en el cuarto set.

“La pista es bastante grande y siempre hay espacio para poner la pelota”, se quejó Berdych, que recibió un impacto en el brazo en una acción de juego de Almagro.

Aunque el español se disculpó inmediatamente, el checo se negó a aceptar las disculpas y al término del partido, que duró tres horas y 54 minutos, no le quiso dar la mano.

DT DE BERDYCH MOLESTO CON SU PUPILO
“Así no es el tenis”, dijo. “Incluso aunque tengas este punto, siempre tienes suficiente espacio donde poner la bola y no intentar golpear al rival”, sostuvo.

La entrevista de Berdych en la pista se vio ensordecida por los abucheos y silbidos de la multitud, mientras que su entrenador Brad Gilbert dijo que estaba consternado por la decisión del checo.

“Realmente pésimo por parte de ‘Birdman’ no estrechar la mano de Nico”, escribió Gilbert en su página de Twitter. “Estuvo mal (…) Y estoy sorprendido con Tomas”, sostuvo.

A pesar de no aceptar las disculpas de Almagro en la pista, Berdych intentó restar importancia al asunto después, diciendo que ya “era cosa del pasado”.

“LOS DOS COMETIMOS UN ERROR”
“Creo que quizá los dos cometimos un error”, dijo. “Ya está hecho. No creo que haya una gran historia. Son cosas que pasan, y ya está”, dijo.

Almagro recordó que Berdych ya se había enfrentado a Nadal en el Masters de Madrid en el 2006, cuando el mallorquín lo llamó “estúpido” después de haber intentado silenciar al público.

“Esto es algo que ocurrió hace cinco, seis años”, dijo. “No hay nada que decir al respecto. Todos nosotros somos amigos. Lo que quiero decir es que no hay nada entre Rafa, Nico, yo ni nadie”, aseveró.