Botafogo derrotó a Emelec por 2-0 y acaricia los cuartos de final

Los goles de la victoria fueron anotados por Renato, en los descuentos del primer tiempo, y por André Lima, a los 64’ del cotejo por Copa Sudamericana

*Río de Janeiro* (dpa).- El equipo brasileño de Botafogo se impuso hoy por 2-0 sobre el Emelec de Ecuador en el partido de ida de los octavos de final de la Copa Sudamericana jugado en Río de Janeiro, y con ello quedó muy cerca de la clasificación hacia la próxima fase del torneo continental. Los goles de la victoria que dejó al equipo carioca a un paso de los cuartos de final fueron anotados por Renato, en los descuentos del primer tiempo, y por André Lima, a los 64 minutos de juego. El primer tiempo del partido fue un duelo entre un Botafogo dispuesto a buscar una victoria pero con escaso talento para crear buenas oportunidades y un Emelec que sacó buen provecho de su fuerte defensa para arrancar un valioso empate de visita. El equipo ecuatoriano sorprendió el Botafogo en el segundo minuto de juego, cuando Rojas aprovechó un error defensivo de los brasileños para apoderarse del balón y rematar con un disparo levemente desviado, que pasó a milímetros del arco de Jefferson. Tras el susto, el Botafogo se lanzó al ataque para buscar los goles que le asegurarían la victoria y una ventaja importante hacia la revancha de la semana próxima en Guayaquil. Sin embargo, los brasileños enfrentaron dificultades para superar la sólida defensa ecuatoriana y, cuando lo lograban, desperdiciaban sus oportunidades por la mala puntería de sus delanteros, en especial Renato, que frustró con disparos desviados dos buenas chances, a los 10 y a los 30 minutos. A los 20', un tiro libre de Juninho rozó el arco ecuatoriano y luego el zaguero del Emelec Mariano Mina casi anotó un autogol al intentar interceptar un ataque del Botafogo. Finalmente, ya en los descuentos del primer tiempo, el equipo carioca inauguró el marcador, cuando Renato aprovechó una mala salida de Elizaga para anotar de cabeza el primer gol de los locales, que hizo estallar un carnaval en las gradas del estadio Joao Havelange. Para el complemento, el técnico del Emelec, Gabriel Perrone, sacó del ataque al argentino Hernán Peirone y lo reemplazó por Franco Mendoza, con lo cual mejoró el desempeño ofensivo de su equipo. A los 52 minutos, Mendoza frustró una excelente oportunidad de empatar el partido, al no lograr alcanzar de cabezazo un cruce casi perfecto del argentino Pablo Raponi. Pero el Botafogo amplió su ventaja en el minuto 64 a través de André Lima, quien saltó más alto que tres defensores del Emelec para rematar de cabezazo un cruce perfecto de Juninho. La victoria de los cariocas pudo haber sido aún más amplia: a tres minutos del final, un disparo de Lucio Flavio se estrelló contra el palo del arco ecuatoriano. Ese resultado obliga al Emelec a buscar una victoria por tres goles de diferencia en la revancha del miércoles próximo para pasar a cuartos, mientras que el Botafogo viajará a Guayaquil con la posibilidad de seguir en búsqueda del título continental aun en caso de una derrota por mínima diferencia.