Como en los viejos tiempos: el show de Maradona en la práctica de Argentina

El técnico de la selección albiceleste recibió un poncho de regalo, que le enviaron unos niños de un pueblo de la provincia de Salta

Con explosivos remates de zurda, que aún conservan casi todo su esplendor, Diego Maradona vapuleó hoy a los arqueros y sacó a la práctica de suplentes de Argentina del tedio en la que estaba envuelta.

El entrenamiento de los reservistas fue de rutina, mientras que los titulares se tomaron un descanso un día después de la goleada 4-1 sobre Corea del Sur, que dejó a los argentinos virtualmente clasificados a la segunda ronda del Mundial.

Tras un partido informal entre los suplentes y juveniles argentinos que dirigió el propio Maradona, el genial ex futbolista se dedicó a probar a los arqueros suplentes Mariano Andújar y Diego Pozo, junto a uno de sus colaboradores.

Casi sin tomar carrera, Maradona pateó más de un centenar de tiros libres desde afuera del área grande en la cancha central de la Universidad de Pretoria y ante unos 250 periodistas.

FESTEJÓ CADA GOL
“¡Buena, buena!”, alentaba Maradona a los arqueros, que se iban turnando, cuando le atajaban alguno de sus disparos.

A veces, Maradona la clavaba en un ángulo y en otras la metía abajo o a media altura.

“¡Qué burro!”, se autocriticó el ex Pibe de Oro, de 49 años, cuando de un zurdazo la mandó cerca de las nubes.

LE REGALARON UN PONCHO
Sonriente y siempre de muy buen humor, al finalizar se puso un poncho que le entregaron unos periodistas y posó adrede para delicia de los fotógrafos.

Este poncho fue un obsequio enviado por unos niños de un pueblo de la provincia de Salta, ubicado a más de 4 mil metros sobre el nivel del mar y donde no se pueden ver los partidos de la selección por televisión.

Argentina suma seis puntos y está prácticamente clasificada para octavos de final. Corea del Sur y Grecia tienen tres y Nigeria cierra con el casillero en blanco.