DT de selección de vóley se muestra optimista de cara a Londres 2012

Luca Cristofani ha recurrido al plantel que disputó el último Mundial. Debutó con dos victorias ante Gran Bretaña

DT de selección de vóley se muestra optimista de cara a Londres 2012

PATRICK ESPEJO

Ha terminado el segundo partido de preparación ante Gran Bretaña y Luca Cristofani continúa con la misma sonrisa con la que siguió todo el partido. Tras saludar a las jugadoras, cruzó todo el campo y se fue al sector donde están dos chicos de su comando técnico con las computadoras. Quiere analizar los resultados, las estadísticas, ver cifras. Está rodeado de decenas de personas que apenas han sabido de él por los medios, pero que ya le piden un autógrafo o sacarse una foto.

Cristofani accede a todos. Ha comenzado bien el proceso, aunque sabe que hay que hacer varios ajustes para conseguir las metas en los torneos oficiales.

¿Qué es lo positivo que rescata de estos primeros partidos?
Creo que lo más importante es el desempeño de chicas muy jóvenes como [Karla] Ortiz y [Carla] Rueda que han jugado los dos partidos en un muy buen nivel. A Rueda, incluso, la puse en funciones distintas en los dos partidos, primero como punta y al siguiente como opuesta y rindió en un nivel óptimo. En el segundo partido, probé a Angélica [Aquino] como una segunda punta y también dio resultados.

¿El aporte de las mayores también será determinante para alcanzar los objetivos?
Sin duda alguna. Dependemos de ellas, de las que tienen muchos años jugando al vóley para resolver los partidos en los momentos claves. La presencia de una Elena [Keldibékova] es muy valiosa, como la de Patricia Soto o Yulissa Zamudio.

Es difícil sacar conclusiones cuando se juega en la altura, aunque hubo momentos de buen trabajo colectivo…
Hubo momentos en el primer partido, en Arequipa, donde las chicas jugaron pasajes de buen vóley. Aquí, en el Cusco, me gustó la forma cómo afrontaron el tercer set, cuando las británicas mejoraron su juego, forzaron algunos errores nuestros. Pude ver buenas reacciones entre las nuestras y eso me deja tranquilo de cara a lo que se viene.

El vóley peruano ha nacido, crecido y desarrollado en base al sistema asiático. ¿Qué tan complicado es cambiar a uno europeo?
Es un proceso complicado, pero no imposible. Aquí lo importante es mantener un equilibrio en el ataque, y creo, por lo que he visto, que las jóvenes tienen la fuerza para hacerlo. Poco a poco iremos trabajando en una fórmula de juego que pueda resultar, quizá, una combinación entre ambas escuelas. Eso sería lo ideal.

Entiendo que por el poco tiempo que ha tenido, usted optó por llamar a las chicas que fueron al último Mundial, al de Japón.
No he tenido tiempo de ver a otras jugadoras. A este grupo lo estudié durante el Mundial. Por ahora será bueno seguir con este grupo, mientras vamos viendo otras alternativas.

¿Qué sintió usted al verse vestido con el buzo rojo de Perú y con un público como el de Arequipa y Cusco que ya lo considera como un peruano más?
La verdad, es que ha sido una sensación bellísima. El recibimiento del público es algo que contagia. Y es bellísimo para mí, porque yo tengo un sobrino, hijo de mi hermano, cuya madre es peruana, así que eso ha hecho que sienta una emoción muy grande.

A trabajar muy duro que hay mucho por hacer.
Queremos afrontar este reto de la mejor manera. Profesionalizando a la selección con la ayuda de todos los elementos que hoy da el vóley para conseguir el gran objetivo que es, según me lo han hecho saber bien, Londres 2012.