Emilio Córdova: “El Perú es un amor no correspondido”

El joven ajedrecista afirma que no tiene apoyo y explica por qué ya no se nacionalizaría por otro país. El gran maestro peruano asegura que su séptimo lugar en el Mundial tiene un motivo: le faltó entrenador

Emilio Córdova: “El Perú es un amor no correspondido”

Por: Mauricio Gil

Emilio Córdova vive por el tablero desde los ocho años. Ha recibido elogios y críticas durante su abrupta carrera y vida personal. Sin embargo, no claudica y se siente más maduro en su juego. El actual número dos del Perú, desde Italia, hace un breve balance sobre su presente y aclara su principal objetivo: ser campeón en el próximo Mundial Sub 20.

¿Cuál es el análisis que haces de tu participación en el Mundial de Polonia?
En la última parte del torneo me cansé. Creo que pude haber quedado mejor, las cosas no se dieron por falta de entrenador. Me faltó la fuerza para remontar las partidas decisivas. También el hecho de estar solo influyó, sin tener a alguien que me aconseje y me prepare las partidas.

¿Pero te sentías preparado para enfrentar el Mundial solo?
Hacer las cosas solo no era tan fácil como creía. Es un trabajo arduo y gasté mucha energía preparando las partidas y luego jugándolas. Todos los participantes del Mundial contaban con entrenador, yo era el único que no lo tenía. Estaba a la deriva. A veces yo soy muy dependiente de mi estado de ánimo y me creo mucha presión.

Entonces, ¿es positivo el séptimo lugar que lograste en Polonia?
Realmente, tenía la expectativa de quedar entre los tres primeros. Al final, me caí por falta de energía y terminé con un sinsabor debido a que se me escapó de las manos.

Luego de esta experiencia, ¿en qué etapa de tu carrera te encuentras?
En la de abrirme camino aquí en Europa. Y, en el futuro, ayudar al progreso del ajedrez en el Perú, a los chicos que quieran dedicarse a esto. Es uno de mis planes. Pero por ahora, salir adelante por mis medios. Y disfrutar del ajedrez.

¿Cuál es tu siguiente objetivo en cuanto a competencias?
Quiero estar en el Mundial Sub 20 en la India y ganarlo. Y comenzar a practicar con algún entrenador, lo que es necesario para estar en los primeros lugares.

¿De qué depende de que tengas un entrenador personal?
He estado ahorrando dinero. Por eso estoy en este torneo de Italia. Pero solo, al nivel en que compito, es imposible seguir mejorando sin ayuda. Antes, creo, te podía bastar la inspiración para jugar, en cambio ahora hay que trabajar mucho más.

¿Crees que has tardado en iniciar estos viajes europeos para subir tu nivel?
A pesar de que he evolucionado en mi ajedrez, considero que sí he tardado en llegar a Europa. Pero estoy a tiempo, tampoco estoy viejo. Me da mucha rabia lo del Mundial.

RIVALIDADES
“Julio Granda”:http://elcomercio.pe/tag/22711/Julio%2520Granda dijo que, por edad, Jorge Cori es el que tiene más chances en convertirse en su sucesor. ¿Qué piensas de esto?
Si lo dijo, es su opinión. Yo no puedo hacer nada al respecto. No es que me quite el sueño ser el número uno del Perú. Yo juego para seguir progresando en mi ajedrez.

¿Consideras que tienes una fuerte rivalidad con Jorge?
No, porque realmente nunca hemos sido rivales de nada. Le llevo más años, en diferencia de ELO siempre he estado arriba. Rivalidad he tenido con Renato Terry, con Christian Cruz, que son muy buenos. Yo creo que Terry es el más talentoso del Perú. Si tuviera más apoyo, ahorita sería dos o tres del Perú. Para él, el Panamericano en Brasil fue un paseo. Él solo fue a recoger la medalla.

LA FEDERACIÓN
Teniendo en cuenta la dificultad de ser ajedrecista en el Perú, ¿has pensado nuevamente en la nacionalización por otro país?
Realmente quisiera pensar que sí, pero a la hora de la hora me arrepiento y doy marcha atrás. Con el Perú es como un amor no correspondido. En ese sentido, espero que haya mejorado la federación. Yo creo que sí va a cambiar, con el apoyo del IPD, que ha tomado medidas drásticas. Si quieren logros, que trabajen para poder conseguirlos.

¿Consideras que la federación maltrata a todos los ajedrecistas o hay casos excepcionales?
Cuando dices las cosas de forma directa te agarran antipatía. Pero siempre habrá algunos beneficiados, sea en la federación que fuere.

¿Ya hay un mayor acercamiento con la federación de ajedrez?
Sí, en ese aspecto ya tengo un trato más personal. En el Mundial vi jugadores que solamente se dedicaban a comer y respirar ajedrez. En el Perú, los hermanos Cori viajan bastante y tienen bastantes torneos y de eso yo solo tengo el 10%. Bien por ellos, en realidad.

¿Y eso a qué se debe?
A que yo nunca fui campeón mundial de ajedrez. Así de simple.

EL PRESENTE DEL FUTURO
Ahora que estás próximo a casarte y resides en Cuba, ¿cómo ha cambiado tu carrera esa decisión?
Para bien. A mí me apasiona el ajedrez y estoy más tranquilo en ese sentido.

¿Tu relación te ha hecho madurar como jugador de ajedrez?
Me ha hecho madurar como persona y como jugador. Una cosa es la maduración como ajedrecista, otra es la preparación. Hay que saber manejarte. La gente piensa que la preparación es solo un tablerito y una computadora, encima quiñada, y ya.

Dijiste que no te quita el sueño, pero ¿no apuntas a ser el número uno del Perú?
Mi objetivo principal, por ahora, es llegar a los 2750 ELO, que creo es lo máximo que se puede alcanzar en Latinoamérica. Obviamente, si lo logro, también seré número uno del Perú. Pero yo no estoy al tanto si subí o bajé en el ránking nacional, porque uno mismo se pone trabas en su cabeza. El propio enemigo de uno es uno mismo.

¿Cuál será el punto de quiebre en tu carrera?
Yo voy a seguir en esto mientras me haga feliz. Hasta las rosas tienen espinas. Es lo que me apasiona, quizá a los 80 años piense en retirarme.

LUIS AGUILAR
“El entrenador es indispensable”
Luis Aguilar, amigo de Emilio Córdova que vive en estados Unidos, suplió al entrenador que tanto necesitaba el ajedrecista en el Mundial de Polonia: a través de Internet, Aguilar le aconsejó y pudo prepararle algunas partidas.

Él explica que la función del entrenador no se reduce al juego en sí, sino a ser un guía y soporte para el ajedrecista. Y que su presencia es indispensable. “Por ejemplo, cuando Gari Kaspárov apareció como un niño genio, ya tenía un entrenador desde los 10 años de edad”, dijo aguilar. “Creo que córdova puede estar entre los 10 mejores del mundo, pero solo si por al menos 3 años recibe una ayuda de nivel profesional”, agregó.