El enigma de la lesión de Rafael Nadal y su incierta recuperación

La participación del tenista español en lo que resta de la temporada 2012 no está asegurada. Una extraña dolencia en sus rodillas lo ha alejado del circuito

El enigma de la lesión de Rafael Nadal y su incierta recuperación

La prolongada ausencia del tenis de Rafael Nadal, que no juega desde finales de junio, está generando múltiples teorías y preguntas en el Abierto de Estados Unidos, donde nadie se atreve a asegurar qué sucederá con el español en el futuro.

“Todavía confío que estará bien para el resto de la temporada”, dijo el suizo Roger Federer, unido desde hace años por una relación de respeto mutuo con el español, que no es la primera vez en su carrera que se ve obligado a una pausa prolongada debido a problemas físicos.

El británico Andy Murray espera que el regreso del número tres del mundo sea como en las anteriores ocasiones. “Siempre vuelve para ser uno de los mejores jugadores del mundo, así que espero lo mismo esta vez. Pero tardará un poco más de tiempo por la duración de la lesión”, señaló el cuarto tenista del ranking.

Nadal está en Mallorca, su isla natal, recuperándose de una lesión en la rodilla izquierda. Los días en el final del verano (boreal) pasan, e incluyen visitas a Vitoria, en el norte de España, donde se somete a un tratamiento de plasma enriquecido que atenúe los efectos del “síndrome de Hoffa”, una compleja dolencia que le impide jugar con comodidad.

Su compatriota Feliciano López duda que Nadal vaya a poder disputar las semifinales de la Copa Davis dentro de dos semanas, del 14 al 16 de setiembre en Gijón: “Sé que no está todavía preparado para competir al cien por cien. Lleva mucho tiempo jugando con dolor”.

AUSENTE HASTA EL 2013
Medios españoles señalaron durante el fin de semana que Nadal podría seguir ausente del circuito hasta 2013. “No hay nada definido, no puede decirse eso”, dijeron a DPA fuentes del entorno del ex número uno del mundo.

Pero lo cierto es que las rodillas le duelen más la izquierda que la derecha, y que Nadal quiere seguir jugando aún durante mucho tiempo. “Mi ilusión y focalización va a ser alargar lo máximo posible mi carrera y la ilusión de estar en Río 2016. Voy a trabajar para ello”, aseguró el tenista de 26 años poco después de renunciar al US Open.

Eso abre la posibilidad de tener al español a comienzos de 2013 a torneos que durante años quedaron relegados en su calendario, como Acapulco o Buenos Aires, cuya arcilla es una superficie mucho menos agresiva que el cemento de Rotterdam o Dubai eventos que Nadal privilegió en los últimos años para las maltrechas rodillas del jugador.

“A nosotros nos encantaría tener a Nadal, eso es una obviedad. Hemos mostrado interés en su momento, pero no depende enteramente de nosotros, ni mucho menos, que Nadal venga. El año próximo celebramos nuestro vigésimo aniversario, sería una gran ocasión”, dijo Raúl Zurutuza, director del torneo de Acapulco, que el español jugó por última vez al igual que Buenos Aires en 2005.

“Nosotros recibimos propuestas de torneos todo el tiempo, pero no hay nada definido”, aseguraron a dpa fuentes cercanas a Nadal, que el lunes posterior a la final de Acapulco que se juega el sábado tiene prevista una exhibición con el argentino Juan Martín del Potro en el Madison Square Garden de Nueva York.

Desde su derrota en la segunda ronda de Wimbledon, Nadal se perdió los Juegos Olímpicos, dos torneos Masters 1000 y el US Open. Es altamente improbable que esté dentro de dos semanas en las semifinales de la Copa Davis ante Estados Unidos y su futuro no está claro. Qué le pasa a Nadal, cuándo volverá y cómo afrontará su carrera son enigmas que hacen hablar al tenis.