Gina Torrealva pidió que le den mayor libertad de trabajo para el DT Kim Cheol-Yong

La subcampeona olímpica en Seúl 88 elogió al técnico coreano de la selección de mayores pero dijo que “no lo dejan desenvolverse”

Gina Torrealva pidió que le den mayor libertad de trabajo para el DT Kim Cheol-Yong

Por: Pedro Canelo

A Miss Gina le piden autógrafos todos los días. Lo que sienten los niños del colegio Maristas Champagnat en Surco es una especie de admiración doble. Primero fueron sus padres quienes aplaudieron a esta campeona de todos los tiempos y después el afecto hacia la ex voleibolista se transmitió por cordón umbilical hacia los hijos que hoy la buscan casi con devoción en la cancha de vóley del centro educativo. Gina Torrealva es feliz en este escenario. A la subcampeona de los Juegos Olímpicos de Seúl 88 le encantan los niños, tanto así que dejó su primer amor (el vóley) por la pasión de ser mamá.

¿Esperabas el éxito de la serie ‘Matadoras’? Más allá de las críticas, el ráting las ha acompañado hasta ahora.
La verdad que no pensábamos, estábamos un poco nerviosas. Competir con Magaly siempre será muy duro. El público reaccionó muy bien con la miniserie. Después de ver el ráting obtenido hasta ahora puedo creer que la gente nos sigue queriendo mucho y que quiere saber cómo fue nuestra historia.

¿Qué fue lo más difícil de contar para ti en esta biografía?
Para mí lo más difícil de contar fue la muerte de mi madre y todo lo que pasamos después de perder la medalla olímpica en Seúl. También fue complicado contar lo de mi llegada a Lima, yo me vine a los 13 años y a esa edad es muy difícil. Yo era casi una niña.

¿Todas las chicas maduraron rápido? ¿O les costó mucho?
El trato de ‘Manbo’ era muy duro dentro y fuera del campo. Eso nos hizo madurar muy rápido. Nosotros no convivimos con amigos ni con la familia. Crecimos juntas y nos hicimos muy disciplinadas y responsables.

¿Y tus alumnos del Champagnat saben de toda tu historia como voleibolista? ¿O sus padres fueron quienes les han contado todo?
En esa época solo habían nacido los padres. Cuando yo camino por la calle, me saludan las personas mayores y les dicen a sus niñas: “Ella es Gina Torrealva”. Y ahora con mis alumnas pasa eso, por eso no me arrepiento de haber dejado todo por el vóley.

¿Ya lograste superar lo vivido en la final ante la Unión Soviética? Siempre apareciste como la más afectada.
Así es y lo hice porque después de hablar con mi hermana y con mi esposo me dijeron que debía superar eso. Ahora puedo hablar del tema, pero el partido con la Unión Soviética no lo puedo ver. Soy la única que no ha visto la repetición de la final en Seúl 88. Yo me entregaba demasiado y me concentraba mucho en ganar.

¿Lloraste mucho?
No he parado de llorar hasta ahora.

Pero en esa jugada decisiva del partido se nota que te levantaron mal la pelota.
Eso me dijo Gaby cuando hablábamos para la serie. Ella reconoció que me levantó mal la pelota y que incluso se había chocado con Cenaida. Por eso le pegaron mal a la pelota. Yo quise salvar la jugada, pero no pude.

Tanto tú como Cecilia Tait se retiraron después de esa final del 88. ¿Por qué tomaste esa decisión?
Yo me retiré de la selección porque comencé muy joven. A los 16 años ya era titular del equipo. En esa época míster Park jugaba con seis o siete jugadoras. Éramos las mismas. Yo desde que comencé a ser titular nunca dejé el puesto. Estaba cansada, tenía las rodillas cansadas y estaba operada. Además, me había casado y tenía que darle prioridad a eso. Quería tener mis hijos.

¿Nunca te dijeron que regreses a la selección?
Míster Park me llamó para el Sudamericano que se jugó en el Cusco. Era 1993 y ya había tenido a mi hija. Recuerdo que me dijo: “La federación quiere que regreses”. Como él es orgulloso, no quería decir “yo quiero”. Yo pensé que si antes que no tenía hijos me costaba salir de gira, en ese momento decidí no aceptar.

¿Encuentras futuro en estas generaciones que están jugando sudamericanos juveniles y de menores?
No podría responder eso. Pero las chicas tendrán que trabajar muy duro y foguearse mucho más. Será difícil que tengan el poderío de la década del 80. No hay que hacer la de engañar muchachos y jugar contra Bolivia o Chile. Hay que foguearse con equipos de verdad. Mira nomás que en los Juegos Olímpicos de la Juventud nos gana Bélgica. Con eso ya te digo todo.

¿Te animarías a dirigir a una selección juvenil o de menores?
Me encantaría, pero a nosotras la federación no nos quiere. Hay problemitas con la federación y ex jugadoras como Dennise, Cenaida y yo. En las últimas dos gestiones nos han marginado.

¿Por qué las marginaron?
Porque nosotras sabemos cómo se maneja el sistema. Ellos prefieren manejarlo todo a su manera.

Al hablar de sistema. ¿Te refieres a dinero?
Claro, me refiero a eso.

¿Le encuentras posibilidades a esta selección de mayores que se va al Mundial?
Este equipo ha debido estar de gira desde hace tiempo. Solo te puedo decir eso. Desde que clasificaron al Mundial debió planificarse eso.

¿Y qué opinas de míster Kim como entrenador? ¿No será un problema para él lo del idioma?
Me han dicho que es un muy buen entrenador. El problema es que no lo dejan desenvolverse.

¿Quieres decir que el verdadero técnico de la selección es Man Boc Park?
Yo lo respeto muchísimo. De míster Park no voy a decir nada.