Hernán Artieda: "Si quieren un payaso como técnico de vóley, no soy yo"

El técnico de las ‘matadorcitas’ que no pudieron clasificar al Mundial de Menores, dijo que no es un ‘suavecito’, como lo calificó el presidente de la Federación Peruana de Vóley

Hernán Artieda: "Si quieren un payaso como técnico de vóley, no soy yo"

Por: Fernando Lozano Chávez

El técnico de la selección de menores de vóley que no pudo clasificar al Mundial de la categoría, respondió a la crítica de Juan Castro, presidente de la FPV, quien manifestó que en el último partido contra Argentina, que se perdió 3-2 luego de ir ganando 2-0, fue muy ‘suavecito’ para dirigir y se necesitó ‘mano dura’ para motivar a las chicas.

El presidente de la Federación de Vóley dijo que usted fue muy ‘suavecito’ en el partido con Argentina. ¿Se considera así?
No sé a qué le llaman eso, si quieren a un payaso que este saltando como loco por la cancha y gritando sin sentido, insultando, pues no lo soy. No lo entiendo. Habría que ver si esa persona que lo dice lo hace o lo ha hecho cuando ha sido entrenador.

¿Pero da resultados?
En determinado momento todo el mundo cree que gritando, humillando, maltratando, la gente va a reaccionar. Puede ser que a veces haya dado resultado, pero también vemos muchas veces en que no. Por ejemplo, en el Preolímpico (Perú perdió la clasificación ante Venezuela en casa), la mejor —Leyla Chihuán— insultó, gritó, pero no se logró nada. Igual pasó en el partido de las Juveniles contra Brasil, y no les ganaron; tenemos el partido contra Bélgica en los JJ.OO. Juveniles de Singapur, y tampoco ganaron. Si se quiere un show mediático, no es esa la labor del entrenador.

¿Entonces usted no está de acuerdo con esa forma de dirigir?
Definitivamente, la cosa tiene que ir por darles las indicaciones técnicas a las chicas. Si está fallando algo técnico, tenemos que dar esas indicaciones. En el partido con Argentina, se ha hablado más fuerte, se les ha llamado la atención, eso lo pueden ver en la grabación; pero de ahí a maltratos, no puede ser. El fin no justifica los medios.

¿Cree que a las chicas les afecta eso? ¿O realmente necesitan mano dura en cierto momento?
Hay chicas que pueden necesitarlo y hay chicas que no. Algunas se pueden bajar, otras se suben. No es una regla. Para saberlo tienes que pasar todo el tiempo de entrenamiento con ellas y conocer a cuáles les afecta y a cuáles no. Aparte, si tú acostumbras a las chicas a tener un maltrato siempre, entonces, si no las maltratas ellas van a sentir que no pasa nada. Pero si las acostumbras a otra cosa, ahí basta con una mirada o frunces el ceño y van a cambiar.

Pero a mucha gente le parece bien que las traten así.
He conversado bastante al respecto y la verdad que da pena. Somos un país que justamente salió de un sistema autoritario del que todo el mundo se quejaba, y resulta que lo que quieren es el maltrato, siempre que sea para otra persona. O sea, se quiere conseguir el triunfo a costa que maltraten a esas chicas, no importa que sean menores, para que podamos decir “ganamos”. En el fondo es eso. De qué estamos hablando. Es un indicio cultural.

¿Algunas chicas se han quejado con usted? ¿O los papás?
No las he visto, pero no puedo hacer comentarios al respecto. ¿Los papás? Hay que ver que una cosa es lo que puedan comentar a los medios y lo que piensan. Puede haber comentarios sesgados por el miedo a que puedan tomar represalias contra las chicas.

LLEVA UNA PENA
¿Por qué se perdió de esa manera con Argentina?
El equipo estaba caminando bien, en el momento en que empieza a fallar nuestra recepción de saque, el inicio del armado, ellas empezaron a bombardear a nuestra líbero, que normalmente ha sido muy sólida. Son adolescentes y vino una reacción en cadena.

¿Hubo otros motivos?
Antes de ir a una gira a Estados Unidos, la armadora Sandra Santana cayó con varicela, estuvo 20 días en cama. De ahí, ya en EE.UU., cayó Milagros Rodríguez, acá se enfermaron Ginna López, Lesly Díaz, Zoila Huamán, al último cae Sharon Bustamante. Que pase esto justo en el último mes de entrenamiento, afecta el rendimiento. El médico las autorizó a jugar, pero no estuvieron al 100 por ciento.

¿Todavía le queda la pena?
Definitivamente no se deja atrás, siempre queda la pena porque no es una cosa que haya estado lejos, pero tampoco vamos a quedar lamentándonos por el resto de la vida. Tenemos que seguir adelante.

¿Usted quiere seguir con el equipo?
Eso no me corresponde a mí, sino a la dirigencia. Tengo contrato con la Federación Peruana de Vóley por todo el año, y ellos asignan a qué equipo va uno. Justamente, el 3 de septiembre estoy viajando a República Dominicana a un curso de la FIVB para entrenadores de nivel internacional 3, el máximo.

Hay rumores de que en la FPV no quieren su continuidad.
En todas partes hay gente que está en contra, que muchas veces son por intereses particulares que no deberían estar. Eso no es de ahora, es desde que inicié. La única forma de combatir eso es con trabajo.