Los ídolos deportivos que se cayeron en el 2009

Woods, Maradona, Agassi, Phelps, Williams, Guerrero son las estrellas que protagonizaron líos públicos esta temporada y se humanizaron frente a su gente

Los ídolos deportivos que se cayeron en el 2009
Por Jerónimo Pimentel La gran ironía del mundo globalizado, donde el hombre, el auspicio y la marca forman una unidad indivisible, reside en que la imagen pasa a ser más o tan importante que el desempeño deportivo. Piénsese en Ana Kournikova, discreta tenista cuyo mayor logro fue Enrique Iglesias, o María Sharapova, campeona que factura más sin raqueta que con ella. En el 2009 la mejor prueba de este desbarajuste lo protagonizó Tiger Woods, cuando un "extraño accidente vial":http://elcomercio.pe/noticia/374424/tiger-woods-resulto-gravemente-herido-accidente-transito terminaría por revelar que sus proezas atléticas no se daban solo en los aristocráticos campos de golf, sino también en las "múltiples alcobas":http://elcomercio.pe/noticia/374748/triangulo-amoroso-causo-accidente-tiger-woods, donde, vencido por lo ordinario, perdió su figura de prohombre perfecto y mina de oro del márketing. Mensajes de texto de camareras calientes y “affaires” con dudosas estrellas de porno B fueron fraguando una galería de pecados que el lector consume con una envidia distinta, mientras se nutre el corrillo de dimes y diretes que lo han convertido en una carnada de lujo para la prensa rosa global. *DIEGO MARADONA Y SU FAMOSA FRASE* Difícilmente esa aura polémica abandonará al jugador que más dinero ha ganado en la historia de cualquier deporte, como no abandona a Diego Maradona, perseguido siempre por lo peor de sí mismo. Su caso es curioso, pues es una suerte de tótem ambulante acosado por un séquito de carroña mediática. El argentino, ídolo bipolar elevado a la categoría de emblema patrio, no dejará nunca de crear polémica, haga o deje de hacer, hable o calle, elogie o maldiga. Y vaya que cumple su rol de fábrica de noticias a cabalidad: en el 2009 debutó oficialmente como seleccionador albiceleste, con la que logró un promedio histórico de horror, y creó consenso en la prensa sobre sus escasas dotes directivas. Goleado en La Paz, humillado por Brasil de local y perdida la batalla en Asunción, Argentina enfrentó las últimas fechas de las Eliminatorias como un paciente cardíaco. El nubloso triunfo ante Perú y la victoria ante Uruguay permitieron el cupo a Sudáfrica, pero también la venganza del Pelusa: "un derrame de obscenidades y groserías":http://elcomercio.pe/noticia/354881/maradona-estoy-agradecido-al-plantel-gente-y-nadie-mas que, con el perdón de las damas, llevó a la vulgaridad televisada al siguiente nivel. *SERENA WILLIAMS Y SU AMENAZA DE MUERTE* En el ránking del vituperio deportivo de este año, las palabras de “D10S” tienen dura competencia. Se trata de las amenazas de muerte que "una destemplada":http://elcomercio.pe/noticia/341400/serena-williams-estallo-colera-juez-fue-descalificada-us-open Serena Williams le profirió a la tímida jueza de línea que se atrevió a cobrarle una falta de pie en el US Open. El insulto, desproporcionado hasta para John McEnroe, prometía empujar la pelota de tenis por la garganta de la minúscula jueza, como se aprecia elocuentemente en You Tube en uno de sus hits del año. La gracia le costó la derrota ante Clijsters y US$175.000 de multa, el más alto monto jamás cobrado en el tenis, aunque solo un rasguño para los más de US$6 millones y medio que la número uno se embolsó este año, en que arrasó, entre otros, en el Abierto de Australia y Wimbledon. *MICHAEL PHELPS Y LA PIPA MARIHUANA* Sucede que el éxito profesional va muchas veces de la mano de la desmesura. Un paradigma de ello ha sido Michael Phelps, quien en el 2008 rompió todos los récords conocidos de la natación y se adjudicó ocho medallas en las Olimpiadas de Beijing. Solo unos meses después, en febrero, el natural de Baltimore conmocionaba al mundo con una hazaña bastante distinta: el tabloide británico “News of The World”, famoso por su amarillismo, revelaba un uso bastante menos deportivo de la capacidad pulmonar del campeón norteamericano, al mostrar al atleta satisfaciendo sus necesidades psicotrópicas con un enorme bong o "pipa de marihuana":http://elcomercio.pe/noticia/239976/diario-ingles-acusa-michael-phelps-fumar-cannabis-fiesta. A pesar de las disculpas públicas, la portada le costó un millonario contrato con Kellogg’s y la pérdida de su primorosa imagen, convenientemente idealizada para promover el consumo infantil de cereales. *LA HISTORIA DE ANDRE AGASSI* Son peligrosas las efigies impolutas. Exigen del ídolo una coherencia con un modelo que inspiran y rentabilizan, pero que no les pertenece, pudiendo volverse esclavos de sus proyecciones públicas. Tal vez esa sea la razón por la que Andre Agassi haya echado por la borda su buen nombre al utilizar el por lo general inocuo género autobiográfico para confesar que, durante su carrera, "consumió metanfetaminas":http://elcomercio.pe/noticia/361191/andre-agassi-confiesa-que-consumio-drogas. La segunda bomba de Open, el libro en cuestión, fue que al ser detectado en los controles antidopaje obtuvo el silencio y el perdón de la ATP con solo pedirlo en una carta. A nadie queda claro aún por qué el tenista habría de relatar, motu propio, su narcótico momento de debilidad. Las explicaciones van desde la necesidad de publicitar el lanzamiento, hasta el exorcismo de los demonios personales (léase, el trauma de un niño obligado a ser campeón para satisfacer las ansias paternas). Aunque es imposible escrutar las motivaciones reales del tenista de Las Vegas, es posible recordar la moraleja del payaso Garrick, en poema de Juan de Dios Peza: la felicidad es una careta con capacidad de asfixia. *EL ESCUPITAJO DE PAOLO GUERRERO* Esta lección la aprendió en el 2009, de la peor forma, "Paolo Guerrero":http://elcomercio.pe/noticia/298113/historia-exabruptos-reaccion-paolo-no-primera-seleccion, quien hasta junio representaba el último eslabón que unía a la selección peruana de fútbol con sus hinchas. El pundonor, la entrega y el gol se volvieron los estandartes que, en la popular, se transformaban en química pura entre el pueblo sufrido y el “9” tribunero. Luego de la derrota ante Ecuador, sin embargo, y ante la írrita imprecación de un fanático desolado por el nuevo fracaso, el delantero optó por destruir esa relación armónica de un salivazo, nacional y simbólico. La historia que sigue es conocida: Perú siguió su caída libre hacia el último lugar de la tabla y Guerrero finiquitó un año de titulares judiciales, médicos y del corazón, mas no deportivos.