Joseph Blatter: ‘Yo no defiendo a Manuel Burga’

El hombre más poderoso del fútbol mundial aclaró que la defensa de la FIFA no es a la persona, sino a su cargo de presidente de la FPF

Joseph Blatter: ‘Yo no defiendo a Manuel Burga’
*Por Mario Fernández.* Enviado especial Asunción. Tenía el mejor de los ánimos. No sé cuántas veces lo vi posar con hombres y mujeres que querían tomarse una foto del recuerdo a su lado. Y él a todos les sonría y no se negaba. Ningún guardaespaldas lo cuidaba, en estos instantes, al hombre más poderoso del fútbol en la Tierra, el abogado suizo Joseph Blatter. A los periodistas presentes en el inmenso salón del hotel Yatch Golf se les había informado que, luego del congreso ordinario de la Conmebol, Blatter iba a ofrecer una conferencia de tan solo cinco preguntas. Nada más. Fue en los instantes que dejó de hablar con el doctor Danny Jordaan, presidente del comité organizador del Mundial Sudáfrica 2010, que Deporte Total pudo cruzar cuatro preguntas con el personaje que un día llegó a decir: “Por haber nacido en las montañas de Suiza, la altura no le daba miedo…”. *Doctor, ¿el fútbol peruano será, en definitiva, inhabilitado de todo torneo internacional en marzo próximo?* Hoy está en receso el asunto y pienso, en forma optimista, que se va a resolver como siempre confié cuando nos enteramos del problema peruano. Yo confío en una salida. En realidad, siempre confío en que los problemas se solucionen. *¿Y la solución va a venir de parte de la FIFA?* No. De ninguna manera. La solución la tienen que dar las mismas autoridades peruanas. Siempre hemos dicho que los problemas que se presenten no pueden tener otro camino que las soluciones y que estas sean efectivas de verdad. Ya lo dijo Joao Havelange, que los problemas del fútbol deben solucionarse pronto porque el fútbol necesita de sus jugadores y los jugadores del aficionado que lo alienta. En Lima es donde se deberán dar los pasos con los alcances que nos hicieron llegar y que los consideramos positivos. No sabemos exactamente en qué se ha avanzado pero somos optimistas. Yo, al menos, pienso que el fútbol es alegría y hay que divertirnos viéndolo. Para qué crearnos problemas. *Doctor, ¿la FIFA respalda a la Federación Peruana de Fútbol o a Manuel Burga?* Yo no defiendo a Manuel Burga, sí a la federación peruana, como lo hacemos con todas las asociaciones del mundo que están afiliadas a nosotros, las cuales —desde las más grandes hasta las más pequeñas— se deben a nuestros estatutos. La situación es clara. *¿Hubo, en realidad, un ánimo de parte de la FIFA de dejar al fútbol peruano sin jugar competencias internacionales oficiales?* Nosotros siempre creemos que no debemos llegar a extremos. Nos duele muchas veces aplicar sanciones porque el fútbol forma parte de la vida de un país. Soy gran admirador del fútbol peruano. Tengo a Teófilo Cubillas como un embajador mío y me alegro que sea así; estoy bien informado de lo que pasa en el fútbol de Perú, pero también considero que se deben respetar a las instituciones. No había para más. El congreso ordinario de la Conmebol en el Yatch iba a iniciarse —con algo de retraso— y el apretón de manos selló este primer encuentro. Porque vendría otro, brevísimo, cuando menos lo esperaba y ocurrió cerca de las diez de la noche cuando Blatter abandonaba el espectacular Museo del Fútbol Sudamericano, ubicado en Luque, al que vino invitado y que como todo personaje hubo que trasladarlo desde el Yatch en helicóptero. *Doctor, ¿entonces nos quedamos tranquilos en Perú?* Vuelve a darnos la mano, sonríe y en un perfecto castellano responde: “Espero que sí, hasta pronto”. Esa noche misma se iba a Brasil, nos contaron, porque temprano había conversado con el presidente Lula y la FIFA ya piensa en el Mundial 2014 que hará la tierra de Pelé, gran ausente esta noche del 29. Y hasta en el del 2018 —donde como lo dijera temprano— ya hay ocho países que postulan. Es el fútbol que a través de la redonda pelota mueve en el mundo verdaderas fortunas y crea, a su paso, semidioses como Blatter. De regreso al hotel miramos nuestros apuntes y el tema Calheira y el de Claudio Pizarro (que reclama justicia ante el tribunal arbitral de la FIFA en México), como decía siempre el periodista argentino Lucho Garro, habían quedado en el tintero. Ni modo.