Joven promesa del fútbol americano se suicidó en Estados Unidos

Kenny McKinley es el tercer jugador de su equipo, los Broncos de Denver, que muere en tres años

Joven promesa del fútbol americano se suicidó en Estados Unidos

El jugador profesional de fútbol americano Kenny McKinley, de 23 años, se suicidó en su casa, tal como comunicó la policía local de Araphoe County.

McKinley, jugador de los Denver Broncos, se disparó, según agregó la policía. El jugador fue hallado muerto en su piso el lunes por la tarde. Tras trascender la noticia numerosos compañeros de equipo acudieron al lugar del suceso.

El domingo por la tarde, McKinley había regresado a Denver desde Atlanta, donde había visitado a su familia, agregaron las autorides sin facilitar más detalles. “Las investigaciones todavían continúan”, dijo el sheriff Grayson Robinson.

DOLOR EN EL FÚTBOL AMERICANO
Los Broncos reaccionaron consternados a la muerte de Mckinley. “Nos sentimos muy tristes y conmovidos por la noticia. Era una parte de la familia de los Broncos y lo echaremos mucho de menos”, dijo el presidente del equipo, Pat Bowlen.

También el entrenador de Denver, Josh McDaniels, habló de una “trágica pérdida” para el equipo y el club. “Kenny tenía un futuro muy prometedor ante sí, pero lo que era mucho más importante: era un maravilloso compañero de equipo, cuya sonrisa y aura podían iluminar una habitación”.

McKinley jugaba desde hacía dos años como profesional. Tras ocho actuaciones en su primera temporada tuvo que someterse a una operación de rodilla y su retorno al equipo era incierto.

McKinley es ya el tercer jugador de los Broncos que muere desde 2007. El 1 de enero de 2007, Darrent Williams fue asesinado en Nueva York después de un fiesta. Apenas dos meses después, Damien Nash murió durante un partido de baloncesto con amigos.