Mr. Kim sobre las matadoras: “Estoy muy desilusionado”

Tras la eliminación en el Mundial, el entrenador de la selecciónde vóley dio a entender que no hubo entrega de todas las jugadoras

Mr. Kim sobre las matadoras: “Estoy muy desilusionado”

Por Patrick Espejo

Tokio. Mr. Kim sale fastidiado de la última conferencia de prensa, en el salón del segundo piso del coliseo Yoyogi en Tokio. Hace tan solo minutos, Perú perdió ante China su cuarto partido consecutivo y se despidió del Mundial. Se va con la molestia, que la tenemos todos, de saber que algo más se pudo hacer. Pero más en su caso, porque él es, como lo reconoció, el líder de este grupo y no pudo utilizar todas las armas que hubiese querido.

Ayudado por una traductora oficial impuesta por la Federación Internacional de Vóley, que traduce del coreano al japonés e inglés, pudimos entrar en el pensamiento del entrenador de la selección, quien tampoco ha podido superar el bloqueo impuesto por la barrera del idioma.

¿Qué conclusión saca de la participación peruana en el Mundial?
Lo primero que quiero decir es que estoy muy agradecido por todo el apoyo y el soporte que este grupo ha recibido de los fans en el Perú y de los que han venido aquí a alentarnos. Pero me voy un poco triste, porque estábamos preparados para dar más pelea. Sin embargo, las jugadoras no fueron capaces de resolver los partidos en los finales de cada set, en especial ante rivales a los que sí pudimos haber ganado. Y eso es una de las cosas que más me han llamado la atención.

De los nueve partidos que Perú jugó aquí, ¿cuál ha sido el mejor y cuál el peor?
El partido contra Polonia fue muy malo. Lo reconozco. No tuvimos reacción. Todo lo contrario ocurrió contra Japón y Corea. Se hizo buenos juegos, se les ganó un set y me queda la sensación de que se debieron ganar ambos partidos. Pero tuvimos problemas en la defensa y eso nos impidió ganar. Ante China, en el último partido, debimos haber ganado al menos un set. Yo sí estoy muy desilusionado con eso.

¿Por qué no hizo cambios cuando veía que el equipo no funcionaba?
Nos ha tocado trabajar con un número limitado de jugadoras. A diferencia de otras selecciones que tienen dos o hasta tres equipos del mismo nivel, del que salen las mejores que han venido al Mundial, nosotros solo teníamos a siete u ocho muchachas con posibilidades de jugar. Y no todas estaban bien. Hubiéramos querido jugar con Carla [Rueda], pero su lesión no nos permitió trabajar con ella como reemplazo de [Karla] Ortiz. Primero por su operación a la rodilla y luego por una lesión en la mano.

¿Y las otras como Mirtha Uribe?
El nivel no era parejo. Hemos jugado con lo mejor que teníamos. Las que han entrado lo han hecho para tratar de fortalecer al grupo. Cuando vi que no funcionaba, no había que insistir.

Tiene dos años con Perú. ¿Qué conclusiones puede sacar, después de haber tomado a un equipo sin muchas posibilidades y haberlo clasificado a este Mundial, ubicarlo segundo en la Copa Panamericana y en el Final Four, aunque algunos digan que este último fue deslucido?
Como líder de un grupo, hemos tratado de trabajar corrigiendo los errores y puliendo las virtudes que hemos encontrado. Pero nos falta mucho por mejorar. El camino es largo. Perú tuvo mucho soporte de los hinchas, de los medios de prensa, de los auspiciadores y quizá todo eso hizo creer que se podía conseguir mucho más de lo que se podía dar. Los resultados dicen que hemos mejorado. Esa es una buena señal. Pero nos falta.

¿Pero en líneas generales se ha mejorado?
Haciendo una evaluación de estos dos años, puedo decir que no estoy satisfecho plenamente con la respuesta de las chicas. Quizá por los problemas del idioma que no me han permitido expresarme con absoluta libertad, y viceversa; eso ha impedido saber los problemas de cada una de las jugadoras. En algunas de las chicas la actitud no ha sido respetuosa, considero que ha sido difícil enseñarles a las jugadoras. Esa es un área que espero mejorar, siempre y cuando ellas decidan aprender y mejorar sus cualidades.

¿Quiere decir que se va a quedar dos años más, hasta Londres 2012?
Yo quiero devolver lo que he recibido en el Perú, pero el tema no pasa solo por lo que yo quiera, pasa por lo que diga la federación.

La federación quiere que continúe en el cargo.
Habrá que conversar con ellos, entonces.

Cuando le agradecíamos por su trabajo, siguiendo la tradición oriental que habla del reconocimiento de la labor cumplida, salió del vestuario la selección de Corea. Todas, sin distinción, se le acercaron, lo saludaron. Nueve de las integrantes del equipo habían sido promocionadas por él. Kim sabe que debe aprender nuestro idioma para expresarse mejor, pero sabe también que tiene varios retos grandes: continuar el trabajo con la selección, disputar en el 2011 la Copa Panamericana y el Grand Prix y, quizá en enero del 2012, luchar para que el Perú vuelva a unos Juegos Olímpicos después de 12 años de ausencia.