Natalia Málaga: “Tendría que estar muy enamorada para cocinarle a alguien”

A la ex medallista olímpica le gusta que la conquisten. Si se trata de una cena romántica, prefiere los ambientes cálidos y comer una buena pasta

Natalia Málaga: “Tendría que estar muy enamorada para cocinarle a alguien”

Como el deporte es una constante en su vida, Natalia Málaga siempre se ha mantenido en forma. Por eso, al comer no se siente culpable pues, como le dijo a elcomercio.pe, “todo lo que como, lo bajo”.

Asimismo, contó que le gustan mucho los helados. Uno de sus sabores preferidos es el de fresa. Además, esa su fruta preferida para jugos y postres.

¿Qué sabores te recuerdan a tu infancia?
Los churros. Hace años no como churros, de chiquilla sí comía saliendo del colegio.

¿En las mañanas qué es lo primero que comes?
Mi leche. Desde chiquilla siempre desayuno leche. Un vaso de leche fría o caliente dependiendo de la época.

¿Qué cosa no comerías aunque te paguen?
Huevera, sesos, caviar… ¡Qué asco! Nunca comería eso. Ni muerta.

Cuando se trata de cocinar, ¿qué plato te sale mejor?
Me salen ricos el lomo saltado y la milanesa con salsa napolitana y queso.

¿Qué otras cosa haces mientras cocinas?
Nada en especial. Preparo todo rápido para comer.

¿Tienes algún placer culposo?
No soy de hacer dietas, pero sí me cuido de no comer tanta grasa. Si se me antoja un pollo a la brasa o una hamburguesa, me los como igual, no es que me limite. No escatimo, ni me siento culpable. Como toda la vida he estado acostumbrada a hacer deporte, lo que como lo bajo.

¿Cuál es el antojo que nunca puedes dejar de saciar?
Distintas cosas. A veces se me antoja un chocolatito en las tardes, pero no siempre, muy rara vez porque no soy nada dulcera. Si no, carne o una parrillita. También pizza de masa delgadita esas chiquitas, especialmente las de prosciutto con champiñones, o cebollas blancas con aceitunas verdes.

¿Con qué ha sido tu mayor atracón y cuando?
Hasta reventar nunca he comido. Nunca he llegado a ese punto.

Para que un helado de dos bolas sea perfecto, ¿de qué sabores debe de ser?
Cuando como helado, me sirvo bien. La fresa la meto para todo, pero también me gustan el de manjarblanco, stracciatella, que tiene vainilla con chocolate. El de pie de limón, buenazo. Si está el helado ahí, me lo bajo todo.

Según la ocasión, ¿qué trago es el que siempre te acompaña?
De repente cuando hay mucho calor, una cervecita. En las nochecitas, un roncito con Coca Cola, o un whisky. Cuando tomo vodka, que es muy rara vez, me gusta con naranja, tónica o Everest. Ahora, no es que tome todos los días, ah. Solo en la playa.

¿Qué cosa nunca falta en tu refrigerador?
Leche y jamón.

¿Para conquistar a alguien qué le cocinarías?
Para conquistar a alguien no le cocinaría nada. Tendría que estar bien enamorada para cocinarle a alguien. Que me lleve a comer, ¿para qué tengo que cocinar yo? Que me conquisten a mí. ¡Qué buena vaina!

¿Cuáles crees que son los ingredientes necesarios para una cena romántica exitosa?
Ir a un sitio cálido, que se coma rico y no haya mucha bulla. Me gustaría comer una pasta.

¿Con qué personaje de la ficción te gustaría compartir una comida?
No soy tan fantasiosa. No se me ocurriría con quién.

Para ti, ¿cuál es el plato bandera de la gastronomía peruana?
¡Uy! ¡Todos! Los peruanos son lo máximo. Como en el Perú, no se come en ningún lado. Puede ser el cebiche, el lomo saltado, el ají de gallina o el arroz con pollo con su salsita criolla.

¿Cuál sería tu última cena?
La verdad, en este momento no concibo la muerte. Prefiero morir después de todos mis seres queridos.