Óscar Rocha, el peruano que no se rinde en el Dakar

El piloto, junto a su copiloto Henry Ynga, arribaron muy de noche a la meta. Van dos días con complicaciones, pero siguen en carrera

Óscar Rocha, el peruano que no se rinde en el Dakar

Qué día vivió ayer Óscar Rocha. En una jornada dramática del Dakar, el piloto del Polaris logró terminar de arreglar la rotura de trapecio de su vehículo con los primeros rayos de sol del lunes y enrumbar a la partida de Pisco para largar rumbo a Nasca.

Tras llegar al vivac y alistar para volver a salir, Rocha enfrentó la etapa de ayer con el cansancio del que ha tenido que dormir pocas horas en el desierto. El auto respondía bien hasta que, pasado el tercer Way Point, las rótulas del buggy dejaron de apoyar su ambición.

La ruta nuevamente les exigía a Rocha y su navegante Henry Ynga hundir la rodilla en las arenas para una nueva reparación. El arreglo tomaría menos de una hora. De ahí rodaron hasta la meta.

“Ayer fue un día complicado para el equipo. Tuvimos un problema con una rótula, pero sucedió un milagro que lo pudimos solucionar rápidamente. Hemos terminado la etapa pasada las nueve de la noche. Estamos muy cansados pero contentos porque nos hemos podido nivelar y los mecánicos ya podrán dejar la Polaris como nuevo. Seguimos adelante y con más ganas de antes”, confesó Rocha tras su arribo.

La dupla lleva, hasta la tercera etapa, un acumulado de 20 horas 50 minutos y 35 segundos. Sin embargo, más allá de los cronos, lo que vienen demostrando Rocha e Ynga es que no bajarán los brazos tan fácilmente.

Sigue toda la información del Dakar en @DT_Dakar


Tags relacionados

Dakar

Óscar Rocha

Henry Ynga