San Martín se prepara para el tricampeonato y Cristal busca olvidarse de la Copa

El campeón perdió a Edwin Pérez y compró extranjeros de buen nivel. El equipo del “Ciego” Oblitas se enfocará en lograr el título

*Por Mario Fernández* *1 ¿Cuánto se sentirá la ausencia de Edwin Pérez?* Si bien ayer su gerente Álvaro Barco nos dijo que no la sentirán, es evidente que se va a sufrir algo. Para el puesto de Edwin hay tres jóvenes elementos: Carlos Fernández, Adán Balbín y Josemir Ballón. Son tres opciones que el “Chino” Rivera deberá revisar muy fino para que el engranaje del que Edwin formaba parte (como un sólido patrón) no se pierda del todo. Carlitos Fernández, al menos, dejó satisfechos a todos en los amistosos. *2 ¿Qué posibilidades hay de que sea tricampeón?* Muchas. No solo por las propias fuerzas de San Martín, sino también por la dejadez de la “U” y Alianza en el tema de una sana política de compras. En refuerzos no se han quedado estáticos. Se fue Roberto Ovelar y se trajo al colombiano Martín Arzuaga y, por si fuera poco, al argentino Gonzalo Ludueña. Se suman el paraguayo Carlos Pérez y los pelotazos con destino a red de Pedro García y Pepe Díaz. Es decir, presencia de gol no va a faltar. Y atrás, salvo la ida de Orlando Contreras, se mantiene el bloque con las manos seguras de Leao Butrón. *3 ¿Tiene al mejor técnico del país?* Es muy probable que sí. Oblitas lo supera en trayectoria, pero Víctor Rivera tiene un techo muy alto. Es un profesional exitoso, de perfil bajo y que para muy bien el equipo. Tener una directiva que lo respalda y un comando técnico que trabaja muy pegado a él y estar al frente de jugadores profesionales con sueldos al día hace que su labor se facilite. No es poco ser bicampeón nacional y el “Chino” Rivera ya tiene esa chapa. *4 ¿Sus jugadores no podrían ser “consumidos” por el aburguesamiento de ser campeones?* Difícil. En la Universidad San Martín trabajan siempre con metas altas y exigencia a mil. La directiva presidida por el ingeniero Raúl Bao sabe que, superado el reto de dominar en el ámbito local, hay otra meta: la internacionalización. “¿Aburguesamiento?”, se preguntó ayer el gerente Álvaro Barco. “Nunca, ser campeones siempre será la meta”, respondió. *5 ¿Conseguirá más hinchas este año?* Se cree que sí. Es el Cristal de hace tres décadas: un equipo fuerte en lo deportivo y que capta hinchas conforme va ganando títulos. Dos trofeos consecutivos no son poca cosa. El hincha de la San Martín, por lo demás, ha sentido como propios esos éxitos de sus ídolos. Ayer, el jefe de equipo, Martín Rodríguez, nos dijo que la universidad obsequia 500 entradas a sus alumnos para cada partido: “Hay 100 fieles que llevan a familiares y amistades”. En la medida en que crezca ese número, el equipo se sentirá más respaldado. No vendría mal que compongan más canciones de apoyo o que fijen también un bonito eslogan que podría ser “Te seguiré a todas partes”. *A no rajarse más* *1 ¿Cuánto afectará moralmente al equipo haber quedado fuera de la Libertadores?* Duele, pero el grupo ya pasó la página. Es más, la Copa ya no será un factor que distraiga. El problema más serio de Cristal es su plantel tan corto, tan limitado. Eso sí, es claro que si repite en el torneo lo hecho en La Plata tiene serias chances. En esos 75 minutos ante Estudiantes, Sporting probó que no era un cristal, sino una roca, una piedra. *2 ¿Aliberti podrá tapar el vacío de red dejado por Ximénez?* Es difícil. Tendría que meter más de 30 goles, lo cual es complicado. Miguel Ximénez fue un gran referente, un jugador por encima del promedio peruano, muy efectivo de cara al gol. Aliberti ha mostrado talento en los amistosos, pero tiene una vara muy alta. Tal vez si se le suma el colombiano Hurtado se pueda llegar a las cifras tan redondas del “Chino”. *3 ¿Un jugador recio, como Edwin Pérez, es lo que le faltaba a Cristal?* Cristal necesita un Pedro Garay y por eso buscó a Edwin Pérez, un volante de marca y reparto de balón. Está claro que le falta, que tiene poco recorrido y que abusa del juego fuerte. En todo caso, tienen al mejor volante central del país. Él y el “Perrito” Lizarbe podrían darle a Cristal mucho del equilibrio que todo equipo reclama. *4 ¿Seguirá vigente el “Chorri”?* Sí. A DT le dijo que no “se siente viejo” y que le fastidia que lo traten así. Roberto se cuida mucho y es capaz de seguir regalando buen fútbol. Cuesta creerlo, pero a los treintaitantos todavía es determinante. *5 ¿Será el último año como técnico de Oblitas? ¿Se retirará como campeón?* En lo primero depende de él, en lo segundo de los jugadores eso sí, pero con sus directivas. Su apuesta siempre fue a ganador.