La selección peruana de vóley le ganó 3-1 a Canadá en el Cusco

El sexteto nacional consiguió su segunda victoria ante el equipo norteamericano. Los parciales fueron 26-24, 25-17, 20-25 y 26-24

Por Patrick Espejo M.

Cusco. Por momentos, Mr. Kim sonreía y aplaudía. No quería que sus chicas lo vieran muy eufórico, pero por dentro sabía que en la cancha estaban cumpliendo con lo que él había establecido. Sin soltar todas sus estrategias, el seleccionado peruano de vóley tuvo chispazos de un juego de categoría y mostró evidentes signos de mejoría en la recepción y con una sorprendente Karla Ortiz, que sigue perforando por el ataque izquierdo de Perú.

Jugar en la altura cusqueña no es fácil –“Jessenia Uceda”:http://elcomercio.pe/tag/65526/jessenia-uceda fue asistida con oxígeno al promediar el segundo set y no volvió más al campo– pero eso no impidió que las peruana pudieran evidenciar algo de lo que, ojalá, puedan hacer en el Mundial de Japón que comenzará dentro de 50 días.

Pero la fotografía del Perú de anoche no podía estar completa si no se menciona, al menos en una línea, el derroche de pasión que tuvo el pueblo cusqueño hacia una selección que solo ha podido ver por televisión. Unas 15 mil personas abarrotaron el coliseo Casa de la Juventud para alentarlas y, de paso, persuadir al Comité Organizador del Mundial Juvenil a celebrarse en el Perú el 2011 que tengan en cuenta al Cusco como una de sus subsedes.

Perú anoche fue rápido y efectivo, al menos en los dos primeros parciales. Elena Keldibékova le dio mucha movilidad al ataque (gracias a la buena recepción) para que Ortiz, una chica que hasta el año pasado estaba en el equipo juvenil, consiguiera 16 puntos, convirtiéndose en la máxima anotadora. Pero igual de bueno fue la labor de Leyla Chihuán, Yulissa Zamudio y Patricia Soto, las más experimentadas. Lo que vino luego fue más con corazón, ante la evidente falta de aire.

Una hora y 48 minutos necesitó la selección para imponerse por 26-24 (30’), 25-17 (24’), 20-25 (23’) y 26-24 (31’). Lo cerrado de los sets demuestran que Canadá es un equipo fuerte. Basó su juego en la estatura de la zurda Pavan y de Dodds para complicar siempre a la nuestra con sus mates.

“Confíen en nosotras. Nos estamos rompiendo la espalda entrenando durísimo para intentar dejar al Perú entre las ocho mejores selecciones del mundo”, decía anoche orgullosa Chihuán, la capitana de este grupo que tiene un objetivo muy claro.

VISITA A MACHU PICCHU
En un mes y medio, la selección peruana se enfrentará en Tokio al Grupo A del Campeonato Mundial de Vóley Femenino (Serbia, Japón, Argelia, Polonia y Costa Rica). Por ello, qué mejor que aprovechar la visita al Cusco y la invitación del Gobierno Regional para darse una escapadita a Machu Picchu, visitar la antigua ciudadela inca (una de las siete maravillas del mundo moderno) y, por supuesto, cargarse de energía para afrontar la última etapa de la preparación. La única ausente será la capitana del equipo patrio Leyla Chihuán, quien solicitó un permiso especial para atender unos asuntos particulares.

EL DATO
Jessenia Uceda jugará en el Espaiva de Italia.