"Todos queríamos la receta de dopaje de Armstrong", admitió manager de su rival

El representante del ciclista alemán Jan Ullrich aseguró todos fueron víctimas del estadounidense

"Todos queríamos la receta de dopaje de Armstrong", admitió manager de su rival

Rudy Pevenage, manager en sus tiempos del ciclista Jan Ullrich, aseguró que el dominio abrumador del estadounidense Lance Armstrong llevó al alemán y a otros colegas a recurrir al doping.

“Todos queríamos la receta, lo mismo que Armstrong. ¿Por qué cayeron luego todos sus rivales de entonces, Botero, Beloki, Sevilla, Ullrich, Basso, Hamilton, Vinokurov? Querían hacer lo mismo que él, pero no contaban con los mismos medios y, sobre todo, no estaban tan protegidos”, dijo Pevenage en una entrevista que publica hoy el diario deportivo francés “L’Equipe”.

Armstrong, siete veces ganador del Tour de France, es el protagonista de un extenso informe de la Agencia Estadounidense Antidoping (USADA) en el que se lo describe como protagonista de un sofisticado sistema de doping. Tres de las siete veces que ganó el Tour, Armstrong lo hizo por delante de Ullrich.

“Hoy puede decirse que todos fuimos víctimas de Lance Armstrong y de (su jefe de equipo) Johan Bruyneel”, aseguró Pevenage, que tras el escándalo de doping de 2006 fue suspendido del ciclismo.

El alemán Ullrich admitió este año ante la Corte Arbitral del Deporte (CAS) haber tenido contacto con el polémico médico español Eufemiano Fuentes, eje de la trama de doping en España conocida como Operación Puerto. Pevenage describe a Armstrong y su entorno como una “máquina infernal”.

Según la USADA, el estadounidense y su grupo en los equipos US Postal y Discovery Channel llevaron adelante un programa de doping sistemático durante años, entre otras sustancias con EPO (eritropoietina), testosterona, cortisona y la hormona de crecimiento HGH.

La USADA remitió su informe de más de mil páginas a la Unión Ciclista Internacional (UCI), que deberá decidir acerca de la quita de los siete títulos del Tour a Armstrong.

Según Pevenage, Ullrich intentó correr “limpio” tras el escándalo del equipo Festina en 1998. Pero entonces Armstrong regresó al ciclismo tras superar un cáncer. “Vimos que nada era real en ellos. Vimos que Armstrong se había convertido en sobrehumano. Qué debíamos hacer, dejarlo que se divirtiera, ya que no se sometía a controles”. Ullrich estaba en la mejor forma de su vida durante el Tour 2001, asegura Pevenage. “Pero no pudo hacer nada, Armstrong jugaba con él”