elcomercio.pe

Rio 2016

Usain Bolt: médico humillado por Pep Guardiola, salvó al 'Rayo'

Hans-Wilhelm es el médico de Usain Bolt. El 2015, Pep Guardiola provocó su dimisión luego de 37 años en Bayern Múnich

“Estas medallas son en parte suyas. Él es mi arma secreta, mi médico y mi amigo”. Esas son las palabras que Usain Bolt le dedicó a Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt. El 'Rayo' las dijo apenas se bajó del podio en los Juegos Olímpicos de Beijing. Aquel elogio bien podría tener vigencia hoy, en plena gloria del jamaiquino en Río 2016.    

En aquel verano del 2012, el famoso médico alemán conocido también como HWMW (por sus iniciales) recuperó a Usain Bolt de forma casi milagrosa. Pero dos años después, el prestigioso doctor que llevaba más de 30 años al frente de los servicios médicos del poderoso Bayern Múnich, tuvo que tomar una decisión extrema porque vio manchada su dignidad por un joven y exitoso entrenador: Pep Guardiola. 

Pep Guardiola llegó al banquillo del Bayern Múnich cargado de títulos internacionales y siendo considerado el responsable del hermoso y revolucionario fútbol del Barcelona de Messi, Xavi e Iniesta. Difícil decirle no o contradecir alguna de sus directivas. Era, sin duda, el mejor técnico del mundo. 

Por eso, cuando Thiago Silva tuvo que ser intervenido por una grave lesión de rodilla, Pep Guardiola decidió que el hispano-brasileño sea tratado en Barcelona por el doctor Ramon Cugat, sin tomar en cuenta los galones de Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt en el club bávaro. Ese fue el primer golpe al orgullo de HWMW. Luego del tratamiento de inyecciones de cortisona que Thiago recibió en la ciudad catalán, el jugador sufrió dos recaídas casi inmediatas, y Pep se tuvo que tragar el sapo. "Fue decisión mía, absolutamente mía".

Pep Guardiola y su áspera relación con el médico Hans Wilhelm en Bayern Múnich. (Getty Images)

Y es que no se sabe por qué razón Pep Guardiola decidió ignorar "las manos mágicas de un hombre sabio", según refiere Usain Bolt sobre HWMW, médico que trata y recupera al plusmarquista desde los 16 años.

La gota que colmó la paciencia del galeno alemán cayó en el 2015 en plena Champions. Bayern Múnich tuvo ocho bajas por lesión ante Oporto, mantuvo su nuevo estilo del 'tiqui-taca' alemán, pero fue arrollado con contragolpes y perdió 3-1. En la conferencia, Pep cargó las balas por las más de 30 lesiones en los dos últimos años en el club. 

Pero fue en campo del Bayer Leverkusen cuando todo reventó. El central marroquí Mehdi Benatia salió lesionado y Guardiola se volvió loco: giró hacia el banco de suplentes --diciendo Dios sabe qué-- comenzó a dar palmadas cargadas de ira y sarcasmo. Iban dirigidas hacia el cuerpo médico y los fisioterapeutas. 

La explosión de Pep Guardiola que cokmó a Hans Wilhelm.

Días después, Hans Wilhelm presentó su renuncia y puso fin a 37 años de labor intachable en el club bávaro. Guardiola, un maestro de la diplomacia y cómplice en el silencio de las razones del alejamiento de HWMW, expresó: “Se trata de un gran profesional, lamento mucho que se vaya”.

Casi un año después, las manos mágicas de HWMW trabajaban nuevamente sobre el muslo dañado de Usain Bolt. Un fuerte dolor producto de "un bloqueo en la articulación sacroilíaca", según una crónica del diario "El País" de España, "le impedía moverse con naturalidad y le creaba una persistente presión en rodilla y tobillo". 

Hans Wilhelm, además de ser muy célebre en su profesión, también tiene fama de ser muy excéntrico por "el uso casi sistemático de técnicas experimentales como las infiltraciones de ácido hialurónico (utilizado como tratamiento contra la artritis reumatoide) o inyecciones de extracto de miel e incluso sangre de ternera y cabra. Todo, combinado con el uso de un arsenal homeopático cuya eficacia cuestionan muchos especialistas". Esta vez, en la milagrosa recuperación de Usain Bolt, no se sabe bien qué método utilizó HWMW, pero el mundo que ama el deporte se lo agradece tanto como el mismo Usain Bolt y su reinado en las pistas de atletismo en Río 2016.

Hans-Wilhelm Müller-Wohlfahrt tiene ahora 74 años, mantiene la misma sonrisa que solo se le borraba cuando tenía al frente a Guardiola, pero la recupera de inmediato cuando el plusmarquista más grande de la historia le dedica sus medallas de oro. 

Pep Guardiola ya está en Inglaterra. Karl-Heinz Rummenigge, presidente del Bayern, quiere que la historia de HWMW continúe con un merecido retorno --y con alfombra roja-- a su casa: Bayern Múnich.

Hans-Wilhelm junto a Frank Ribery. Podrían reencontrarse en Bayern Múnich. (Foto: Getty Images)

LEE TAMBIÉN...