Análisis en caliente: cinco claves del triunfo de Perú ante Ecuador

La bicolor ganó 1-0 a Ecuador en el Nacional con golazo de Pizarro-. Las chances de clasificar al Mundial aún están vivas

Análisis en caliente: cinco claves del triunfo de Perú ante Ecuador

HORACIO ZIMMERMANN @Horacon
Redacción Online

RAÚL FERNÁNDEZ. Sacó de todo. Hasta los remates en ‘off side’. Tuvo una actuación muy destacada, superlativa. Perú le debe el triunfo-. El arquero jugó su mejor partido. Hubo un flash al 2009 y ese Fernández de la final en Matute. Hubo uno más que tuvo una actuación excelente: Claudio Pizarro. Hizo el gol del triunfo- y salvó otro en área propia. Su mejor partido con la bicolor, sin dudas. Lo ganó todo con el Bayern. Ahora tiene en mente clasificar al Perú al Mundial. Hoy estamos fuera de este. Los duelos antes Uruguay y Venezuela serán claves.

EDWIN RETAMOSO. Notable. Por derecha, izquierda, el centro. Jugó de volante ancla, central y hasta lateral. Resolvió con sabiduría las veces que cambió de sector en el campo. Es el Roger Serrano de esta selección. Fue la sorpresa en el once del uruguayo. Todos tenían a Lobatón para reemplazar a Cruzado, pero el técnico se decidió por el hombre de Garcilaso. Su presencia en el mediocampo le dio libertad a Ramírez para elaborar, aunque este anduvo lejos de su mejor nivel. Distante de ser el Cachito de Argentina. En fin, Retamoso cumplió. Tuvo un trabajo muy bueno.

SACRIFICIO. No se jugó un buen partido. Eso hace aún más importante el triunfo. No siempre cuando se juega mal se gana. Esta vez nos tocó. Ya era hora. De hecho, hubo mejores actuaciones atrás que adelante. Farfán estuvo enfermo e hizo poco en ataque pero mucho en defensa. Lo mismo que Vargas. Lo de Zambrano y Rodríguez parejo. Yotún, bien. Por momentos anuló a Valencia. Fue un equipo con mucho sacrificio. Pizarro salvó una en área propia y rechazó otras en el juego aéreo. El equipo supo aguantar el resultado pese a perder en trámite. Se sufrió, sí. Pero no es novedad. Es lo mismo de siempre.

EL MOMENTO DEL GOL. Rápido. El libreto dice que de local, para no entrar en pánico, hay que marcar antes de los 20. Perú lo hizo a los 12 minutos-. Fue un golazo de Pizarro. No sé si la quiso poner ahí o no. La realidad es que entró en el arco ecuatoriano. El momento del gol fue clave. Y por varios motivos. Anotar un gol rápido te da confianza, te quita un peso de encima, te da tranquilidad para manejar un partido. Así lo hizo Perú. Aunque se complicó más de la cuenta. Cedió la posesión y el protagonismo a Ecuador. Da la impresión que se hubiese podido manejar mejor el trámite del partido. Así se hubiese sufrido menos.

LOS HINCHAS. A pesar de los abusivos precios de las entradas (los más caros de Sudamérica) que puso la federación del casi vitalicio Manuel Burga, los hinchas respondieron. Cinco de la tarde y el Nacional ya se iba llenando. El primer escenario del Perú lució espectacular. No se cansó de alentar. Aplaudió por fin a Pizarro, a Vargas, a todos. El público jugó su partido. Fue importante el aliento y consenso de la fanaticada. Si uno tiene el apoyo de todos, la mochila pesa menos, el miedo escénico está ausente. Perú ganó y sigue creyendo en el Mundial. Eso sí. No olvidemos que hoy estamos fuera de Brasil. Burga no. Seguramente irá al Mundial, clasificado o no Perú.