Cristian Benavente, el arma galáctica y secreta de Perú

El hispano-peruano jugó como segunda punta y dio el primer triunfo a la selección peruana Sub 20 en el Sudamericano

Cristian Benavente, el arma galáctica y secreta de Perú

La pregunta surgió con lógica: ¿Por qué el peruano que juega en el Real Madrid es suplente? Era el partido ante Uruguay, el debut de Perú en el Sudamericano. El técnico Daniel Ahmed había decidido dejarlo en el banco. No todos conocían qué era capaz de hacer Cristian Benavente, mucho menos su fútbol, pero el solo hecho de pertenecer al cuadro blanco era un argumento válido para cuestionar su ausencia.

La respuesta de Ahmed no se hizo esperar. Sin dar explicaciones, decidió colocar a Jean Deza, a quien hasta antes del inicio del partido ante los ‘charrúas’ pocos conocían. Solo se sabía que estaba en los planes de Alianza Lima y que jugaba en el MSK Zilina de Eslovaquia. Deza tuvo ante los ‘charrúas’ una sorpresiva y destacada actuación que resultó un veredicto inapelable.

Benavente quedó en el banco aunque ingresó en la segunda etapa. Perú estaba abajo en el marcador. Uruguay ganaba 3-2 porque había dado vuelta al partido. Ahmed confió en él y este respondió. Sin la necesidad de brillar o tirar un regate vistoso, generó un penal que él mismo convirtió en gol. Fuerte, abajo, le pegó. Perú igualó ante Uruguay gracias a una maniobra individual creada y transformada por Benavente.

El penal fue la única evidencia de Benavente y su fútbol lento, pero técnico. No es un maestro del gol. Mucho menos del pase, aunque este sea una de sus principales características. Utiliza ambas piernas dependiendo a la situación en que se encuentre y ese es un punto a su favor. Regatea con la derecha, y también con la izquierda. Lo mismo sucede a la hora de rematar. Otro punto a su favor es que se muestra seguro de lo que puede aportar.

En la previa del segundo partido ante Venezuela se hablaba más de la lesión de Deza que la presencia de Benavente en su reemplazo. La actuación de este había sido tan buena que resultaba lógico que se lamente su ausencia. Se pensaba que lo supliría un habitual delantero que podía ser Andy Polo o Iván Bulos. Pero Ahmed optó por Benavente, de segunda punta.

Una vez más el hispano-español que cumplirá 19 años en mayo respondió. Le bastó una jugada para mostrar que algo de ‘magia galáctica’ viene adquiriendo en las divisiones menores del Real Madrid. Amague por dentro y salida por fuera y falta, penal. Se paró rápido y, en lugar de celebrar la falta, corrió tras el balón para cogerlo y colocarlo en el punto de penal. Como ante Uruguay, anotó. Fuerte y abajo. El arma secreta de Ahmed funcionó. Benavente es el goleador de Perú en el Sudamericano con dos goles, aunque aún tiene mucho más que mostrar.