El maestro del ‘Maestro’: Sergio Markarián dirigió a Óscar Tabárez en 1977

Cuando el actual entrenador de la selección peruana fue DT del Bellavista de Uruguay, donde jugaba el hombre que llevó a Uruguay al cuarto lugar en Sudáfrica 2010

Por: Pedro Canelo

Cuando Holanda venció a Uruguay 2-0 en el Mundial de Alemania 1974, Sergio Markarián, al igual que su compatriota, el escritor Mario Benedetti, decidió entregarse al mundo de las tácticas y las estrategias. El ‘Mago’ decidió ser técnico para evitar papelones como los de aquel encuentro, cuando la ‘Naranja Mecánica’ humilló a los charrúas con jugadas ensayadas y ejecutadas casi con precisión de robot (léase la trampa del ‘off side’).

Markarián era un casi desconocido ex jugador que tenía una obsesión: vestir el buzo y diseñar esquemas de juego para ganar siempre. En el club Danubio lo recibieron para entrenar a los menores. Dos años después llegó al Bellavista, donde se convirtió en el maestro del ‘Maestro’. Allí Markarián fue entrenador de Óscar Washington Tabárez.

“Era un defensor elegante que tenía mucha técnica para el juego por alto. Tabárez no era un defensor tronco, tenía buen juego. Lo dirigí en sus últimos años como jugador y después trabajamos juntos en las divisiones menores del Bellavista”, recuerda Markarián con ojos de admiración ante lo hecho por Tabárez en el Mundial Sudáfrica 2010 y ese histórico cuarto lugar con la selección uruguaya, aquella que el ‘Mago’ (no ha tenido nunca problemas en decirlo) siempre ha querido dirigir.

Aquel 15 de junio de 1974, cuando dos goles del holandés Rep sorprendían al once charrúa, Markarián tomó la más radical decisión con su mirada frente a la TV. Se había retirado del fútbol por una lesión a los 17 años (nunca pudo llegar al balompié profesional) y en esos días, ya con 30 abriles, dejó su trabajo como gerente en una empresa distribuidora de combustible para dedicarse a sus estudios de director técnico. Ese fue su primer acto de magia: por maravilloso y por inexplicable.

El ‘Mago’ subió a primera con el Bellavista en 1976 y al año siguiente tuvo en la defensa a Tabárez que regresaba del fútbol mexicano.

“Sergio es un entrenador muy organizado, estudioso, inquieto para estudiar la realidad del fútbol y tratar de interpretarla. Ya mostraba en esa época que no dejaba detalle al azar”, recordó Tabárez al diario La Tercera de Chile. El ‘Maestro’ nunca se olvida de Markarián. Siempre reconocerá que su primer salón estuvo en una escuela de magia.