El nuevo ABC del fútbol: diccionario de la Copa América

‘Ratoneando’, el nuevo ‘Mourinho’, “analfabeto del fútbol” son algunas de las frases y palabras instaladas en Sudamérica

El nuevo ABC del fútbol: diccionario de la Copa América

MIGUEL VILLEGAS

A rjona: La nueva chapa de Oswaldo Vizcarrondo, el venezolano que, según mejor parecer, debe estar en el podio de los mejores centrales de la copa. Rulos, barba y 1,90 m, el defensa no baja de los 7 puntos por partido. Le decían ‘Comegente’. Ahora es Arjona nomás.

B ichi: El técnico argentino le pegó a Markarián por “defensivo”, tenía un equipazo y se fue eliminado en cuartos de final. Venezuela, que hace unos años nomás jugaba al béisbol, lo sacó. La ANFP lo acaba de respaldar. Dicen que hará unas Eliminatorias “espectaculares”. O sea…

C resta: Qué peinado el de Neymar. Parecía el ‘look’ de un ‘drag queen’. Exagerado mohicano con rayitos rubios, el brasileño marcó dos goles pero nunca destacó. Si con Paraguay estaba más preocupado en su cortecito que en jugar para el equipo. Es un malabarista, todavía no un crack. Otra decepción.

D iego: “Volvé, Diego, volvé”. Sobra decir a quién se referían esos dos pibes argentinos, cartulina blanca, plumón negro, a la salida del ‘Cementerio de los Elefantes’. Allí donde Argentina se murió todita, Maradona resucitó. Un sector de la hinchada lo quiere de vuelta como DT.

E stados Unidos: No jugó la copa pero también participa. El presidente de ese país, Obama, invitó a Messi a la Casa Blanca… y también a todo el plantel del Barcelona, que viajará de gira a Norteamérica. Que le regale un pasaje a Disney, así la ‘Pulga’ se divertirá después de pasarla muy mal.

F arías, César: El técnico de la copa para DT. Verá fantasmas, se peleará con jugadores (Neymar) y tendrá una relación tirante con la prensa, pero sabe. Tiene solo 36 años. Su único título como DT es con Nueva Cádiz de la Segunda de su país.

G uerrero, Paolo: Por apellido y por estilo. Lo que corre Guerrero, lo que juega, lo que influye. Fuera Pizarro y Farfán, Paolo se comió el pleito y fue el solitario delantero peruano en la copa. Es el goleador. Encaraba solo él, pero parecía un ejército.

H ércules. Haedo juega en el Hércules. Mejor, imposible. El delantero paraguayo, que se batió solito contra la defensa brasileña en el partido de cuartos, ha anunciado que no quiere seguir en ese equipo español. Es demasiado potente para seguir en el Hércules

I rina Grández: Cero grados y ella en bikini. Lluvia tipo selva y ella, Irina, en hilo. Ni las piernas de Paolo o de Vargas fueron tan fotografiadas como las suyas. La vedette peruana fue e hizo la fiesta. Hoy estará alentando a Perú. Ha prometido calateo.

J usto Villar: Si no es el mejor, es uno de los mejores porteros del torneo. Para el diario “ABC” de Paraguay, fue el mejor futbolista del 2010. En Argentina lo adoran, más precisamente en ‘Ñuls’, que abrió la billetera y lo trajo de vuelta a su plantel.

K un Agüero: Poquito mostró Argentina. Algunos regates de Messi, la cara derrotada de Batista, el insípido Pastore y los goles del ‘Kun’ Agüero. El goleador argentino de la Copa América, con dos tantos. Un tocado.
Es el yerno de ‘D10s

L ionel Messi: Pobre. No sale en escándalos, se corta el pelo, para con sus viejos, es embajador de Unicef,
juega lindo, pero cuando se pone la albiceleste, nada. No trasciende como en Barcelona. Es como si el mejor jugador de Play Station intentará trucos con su Nintendo. Imposible. El gran fracaso de la copa.

M ourinho: Entre comillas simples, claro. Ayer amaneció en Buenos Aires y todos comparaban a César Farías, el técnico de Venezuela, con el antipático y talentoso ‘Mou’. Nada menos. La vinotinto está en semifinales gracias a él.

N ara: Qué apellido. Papá Nara nunca supo que iba a tener dos hijas como pensadas en Photoshop: Zaira y Wanda. La primera tendría que ser nuestra primer marcador central contra el Uruguay de Forlán esta noche. La ex de ‘Cachavacha’ ya tendría que recibir su entrada de parte de la FPF. Y que la enfoquen a cada rato.

O rúe, Patty: Sublime apellido de la Novia de la Copa. Se llama Patty, usa escote albirrojo, tiene el pelo rubio y ya salió en todos los diarios de Sudamérica. La comparan con Larissa pero ella dice que no. Fue Miss Colita en el 2005. Mejor verla cuando se vaya, entonces.

P odrido: Así se quedó Sergio Markarián cuando lo acusaron de defensivo. “¡Estoy podrido de los rótulos!”, fue la frase. Para unos fue una genuina explosión de furia. Para otros, estratégica cortina de humo que distrajo la atención tras el error de Libman pospartido con Chile.

Q uilombo: Bronca, escándalo, desorden, problemas, líos (con L de Lionel). Todo eso y más se ha generado en Argentina tras la eliminación de su selección. “Batista es un analfabeto del fútbol”, ha sido la frase más dura contra el técnico. Lo dijo Niembro, acaso el más maradoniano de los periodistas de ese país

R atoneando: En Chile quiere decir “jugar atrás, sin atacar, escondido”. Otra de las palabras que instaló Markarián en la memoria colectiva de Sudamérica. “Dicen que gané un campeonato en Chile ratoneando”. Tanto ha calado que un DJ anónimo compuso el reggaetón “Don Marka, ratoneando”. Puede buscarlo en You Tube.

S ergio: El señor entrenador de Perú. Don Sergio ha sido psicólogo, jefe de barra, estratega, médico, compañero de oración, achorado defensor de la camiseta, todo por el mismo precio. En Facebook piden que el nuevo billete de 100 soles lleve su cara. Lo-cu-ra. Que dure hasta las Eliminatorias. Hasta el Mundial.

T ribuna: La chilena. Aunque nos cueste. La selección de Alexis Sánchez, Suazo, Valdivia fue absolutamente local en los cuatro partidos que disputó en San Juan y Mendoza. Habían comprado boletos hasta la final pero los eliminaron. Sorry. Revéndanlos nomás.

U dinese: Es uno de los clubes italianos que más jugadores aportó a este torneo (cinco: dos chilenos, tres colombianos) y también sería el nuevo club de Raúl Ruidíaz, delantero al que siguen hace meses. Markarián sugirió un par de días atrás que el ‘Enano’ sería el siguiente peruano en irse.

V argas, Juan: Un auténtico capitán, el jefe que le gusta a la gente. No solo anotó un gol en esta nueva posición de atacante, también inspira respeto y nunca arruga. “Me siento un inca guerrero”, dijo hace poco. “Eso me enseñaron en el colegio”, agregó. Qué frase. ¿Qué le habrán enseña- do a Farfán, no?

W illiam: Enano igual que Messi, solo que sin sus millones, William ha sido la grata sorpresa de la copa. Sorpresa peruana, claro. Dicen que unos agentes preguntaron por él, lo querían fichar, consultaron su edad y dijeron no. Tiene 31 años. Toda una vida comiendo chifles y almorzando cebiche de caballa.

X avi: El futbolista más extrañado por el pueblo argentino. Cada partido, cada jugada de Messi, la tribuna preguntaba dónde está el español. Y nada. Al costado, la ‘Pulga’ tenía a Banega y Gago, que ni metidos en el microondas cocinan medio Xavi.

Y epes, Mario: Grandote como es, cometió un error del mismo tamaño contra Perú. Acaso el gran error del torneo. Tropezó con Martínez, portero de Colombia, y Lobatón fusiló. “Esta fue mi última copa”, dijo a periodistas de su país. Ya tiene qué contar: este ‘blooper’ y el huachón de Riquelme en un Boca-River.

Z anetti, Javier: El Germán Carty de los argentinos. Buena gente, buen físico, buenos millones en el banco. Y récords: el lateral se convirtió en el futbolista argentino con mayor cantidad de partidos disputados en la copa: 147. Lástima que se fue eliminado contra Uruguay.