¿Por qué Sergio Markarián no fue director de selecciones desde el 2010?

La FPF argumenta que la FIFA no acepta que el entrenador de los adultos también ostente ese cargo. Ejemplos de otras asociaciones contradicen esta idea

¿Por qué Sergio Markarián no fue director de selecciones desde el 2010?

MARIO FERNÁNDEZ

Aunque por una larga década Sergio Markarián fue objeto de deseo de la FPF, Manuel Burga no le ofreció en julio del 2010 un contrato de mayor influencia que a sus antecesores. Igual que Chemo del Solar, Paulo Autuori y Francisco Maturana, el uruguayo tenía solo la obligación de entrenar a los adultos para las Eliminatorias. Nada de menores, tampoco de juveniles. Mucho menos un delfín en su cuerpo técnico que a futuro sea su sucesor.

La pregunta cae sola: si la FPF consideraba a Markarián un talento por encima del promedio, ¿por qué no aprovechó el momento para ofrecerle un contrato con mayor alcance, es decir, otorgarle la dirección del resto de selecciones e injerencia directa en categorías inferiores? O mejor, ¿por qué a cambio prefirió un modelo inconexo, en el que Markarián trabaja por un lado y su Comisión de Menores elige a los técnicos de las otras categorías en total oposición a los criterios del seleccionador mayor? Más preguntas: ¿No hubiese tenido, en ese contexto de julio del 2010, mucho más sentido plantear la idea de dos selecciones paralelas, una que juegue la Eliminatoria y otra de jóvenes proyectada a futuro, todas bajo el mismo estilo de conducción? ¿No tendría ya ese cuadro de promesas categoría 1990 que se presentó ante Honduras más de 20 amistosos y no solo uno y poco productivo como el de hace una semana?

Tanto Manuel Burga como Javier Quintana, presidente y secretario general de la FPF respectivamente, coinciden en la explicación: según ellos, la FIFA recomienda separar al técnico adulto de las selecciones menores, porque, en opinión de los jefes de Zúrich, el entrenador del equipo A está más expuesto a la derrota y no quisieran que una eventual salida del técnico de los adultos arrastrase a todas las categorías al punto de paralizar los procesos. “La FIFA preconiza, hasta el día de hoy, que los directores técnicos de seleccionados de mayores sean solamente para estos seleccionados. En otras palabras, que cada comando técnico maneje solamente su campo y de ninguna manera abarque otras áreas de trabajo como las Sub’s que sus asociaciones afiliadas quieran formar”, puntualiza Quintana.

En la Videna remarcan que el nuevo contrato de Markarián, en caso se firme en octubre del 2013 tras las Eliminatorias, será como ‘director’, no como entrenador de la selección adulta, de modo que no habrá contradicción con el mandato FIFA.

EJEMPLOS DE LO CONTRARIO
Si bien es entendible el punto, queda claro que el organismo de Zúrich propone, pero de ningún modo impone un modelo así. Lo dice el abogado argentino Horacio Rolla, conocedor de los reglamentos del fútbol mundial al que consultamos. “Hay dos tipos de normativas con que se maneja la FIFA: imperativas y dispositivas. La primera tiene que ver, fundamentalmente, con aquellas cuyos temas deportivos son llevados a los tribunales judiciales civiles y que la FIFA no los acepta. Las dispositivas son aquellas que solo se tienen que adecuar a los Estatutos de la FIFA y para mí, el tema que me consulta, tiene que ver con esta última, porque nombrar a un entrenador también como director para nada toca el funcionamiento del organismo que preside Blatter. La FIFA apenas sugiere”.

De hecho, asociaciones como la paraguaya interpretaron distinto el mensaje FIFA y le dieron en 2005 a Gerardo Martino total influencia en las selecciones guaraníes. Y mientras él dirigía al cuadro adulto, su recomendado Carlos Picerni fungía de director de selecciones, pero en abierta coordinación con Martino. A tanto llegaba la relación que cuando el ‘Tata’ decidió marcharse, Picerni le siguió los pasos.

Paraguay es la tierra de Nicolás Leoz, presidente de la Conmebol y organismo dependiente de la FIFA. Si fuese una blasfemia y un pecado elevarle el perfil al técnico adulto en un organigrama de selecciones hasta darle plenos poderes sobre el resto de categorías, ¿lo habría hecho el fútbol guaraní?

Algo parecido ocurre en Uruguay, donde Oscar Tabárez tiene tanto peso en el organigrama de selección que él no clasificó al sub 20 a Londres 2012, pero sí entrenó al equipo en la capital inglesa. También pasó en Chile con Marcelo Bielsa, quien dirigió al cuadro adulto entre el 2007 y el 2010 y también se dio tiempo para preparar a los juveniles que fueron finalistas en el torneo de Toulon de 2009.

En conclusión, la FPF sí habría podido generar un modelo que incluya más funciones para Markarián desde el inicio. Y si no lo hizo, fue sencillamente porque prefirió otra cosa.