Razones de una batalla: Sepa por qué se rompió la relación entre Chemo del Solar y Claudio Pizarro

En su columna, Daniel Peredo cuenta que entrenador tenía decidido no convocar a Pizarro, incluso antes de que estallara el escándalo El Golf

Razones de una batalla: Sepa por qué se rompió la relación entre Chemo del Solar y Claudio Pizarro

Por: Daniel Peredo

Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica. El sábado 13 de octubre 2007, Perú debutó con empate sin goles ante Paraguay en Lima. Cuatro días después, el miércoles 17 fue derrota en Santiago con Chile 2-0. Luego de esta primera fecha doble, el técnico peruano José del Solar pensó tomar decisiones para la siguiente convocatoria de noviembre antes de recibir a Brasil y visitar a Ecuador. Chemo tenía casi definido no llamar a Claudio Pizarro. Lo conversó con sus colaboradores más cercanos y creyeron que era una determinación oportuna. Lo había notado muy lejano de sus compañeros y, sobre todo, falto de compromiso, a pesar de ser el capitán. La selección no concentró la noche del domingo 14 de octubre, antes del vuelo a Santiago programado para el lunes de mañana, como hubiese correspondido. Del Solar se enteró que Pizarro aprovechó para organizar una parrilla en su casa y no le pareció bien. El periodista Jaime Bayly detalló esa reunión en uno de sus programas.

Además, el delantero le habría hecho algunos pedidos al comando técnico para modificar horarios de entrenamiento y concentración que no fueron bien recibidos. Incluso dicen que Pizarro fue quien sugirió postergar el viaje a Chile un día más “para que los jugadores estén con su familia”. Cuando la decisión de no llamar a Pizarro parecía tomada, Del Solar sorpresivamente cambió de opinión. Claudio, en ese entonces en el Chelsea inglés, fue convocado finalmente para jugar con Brasil y Ecuador. “No lo puedo dejar fuera en este momento, no le voy a tirar al país encima, no hace goles y no respaldarlo me parece injusto, sería un pésimo mensaje”, cuentan en la Videna que fue la explicación de Chemo para su marcha atrás.

Pizarro siguió como capitán, fue titular en el 1-1 ante Brasil y el 5-1 con Ecuador. Al regreso de Quito estalló todo el escándalo de la concentración en el hotel El Golf, el domingo 18 de noviembre tras el empate con los brasileños. Chemo, quien esa noche salió de la concentración para viajar al Cusco y entrenar en la altura con futbolistas de Cienciano, trató de enterarse pronto de todo lo sucedido. Según uno de sus asistentes, el DT descubrió que Pizarro estaba al tanto de lo que iban a hacer sus malos compañeros.

Es cierto que Claudio no participó de la indisciplina pero Del Solar no perdonó que como capitán del equipo no haya evitado lo que hicieron Acasiete, Farfán y Mendoza. Cuentan que la última vez que técnico y capitán hablaron, palabras más, palabras menos, se produjo el siguiente diálogo:

—Tú sabes que yo no hice nada, no pueden involucrarme. Acláralo en la conferencia.

—Lo voy a pensar, pero tú estabas enterado de lo que iban a hacer en el hotel, debiste encontrar la forma de decírmelo.

—Yo no soy niñera de nadie, habría concluido el futbolista.

Lo cierto es que Pizarro se sintió decepcionado de Del Solar por “meterlo en el mismo saco” que los indisciplinados. Incluso tuvo que recurrir a FIFA para probar su inocencia. Chemo también se sintió desilusionado del capitán por no haberle anticipado la fiesta de la concentración. “Qué no olvide que yo lo respaldé cuando todos lo querían fuera de la selección”, lanzó en una conferencia. No lo volvió a convocar para el resto de la Eliminatoria. Lamentablemente, la relación profesional y de amistad muy cercana, se rompió de mala manera. ¿Para siempre?.