Rinaldo Cruzado: "Decían que ‘Perú era papayita’, je"

El volante cuenta los días para viajar a Italia y por fin enrolarse al Chievo Verona

Rinaldo Cruzado: "Decían que ‘Perú era papayita’, je"

VERÓNICA GASCO

A Rinaldo Cruzado la vida le cambió después de la Copa América. En todo sentido. Hoy maneja una camioneta Porsche Cayenne que Jefferson Farfán le ha prestado para que ande por Lima. “Mi carro está en Chiclayo y aún no me lo mandan”, dice. Y claro, una de las revelaciones del equipo peruano y próximo jugador del Chievo Verona merece los concesiones de una estrella.

¿Cuándo viajas a Italia?
Aún no sé. Me voy a Chiclayo para ver a mi familia y arreglar las cosas allá.

¿Pero te vas a Europa?
Sí, eso está casi definido. Desde el partido frente a Ecuador en Holanda es que hay un interés, incluso fueron a verme allá.

Hace unos meses el futbolista peruano tenía mala fama, hoy es visto en el ámbito internacional como crack.
Ya nos ven distinto, es cierto. Incluso sentí que en el primer partido de la copa Uruguay entró a la cancha como pensando que éramos un rival fácil y se dieron con la sorpresa de que peleábamos todo.

Les pusieron el rótulo de equipo fácil.
Decían “Perú es papaya”, je, pero creo que después del primer partido las cosas cambiaron. Te das cuenta de cómo jugó Uruguay la segunda vez que nos enfrentamos. Igual creo que nosotros también jugamos mejor, lástima que no hicimos los goles.

Perdieron dos partidos, pero nunca la motivación y eso era algo que la gente esperaba, que no bajaron los brazos.
Sí, Juan [Vargas] era el que tomaba la palabra en el camerino y el que nos daba aliento, somos un grupo distinto.

¿Te imaginaste un recibimiento así?
Recién me doy cuenta de todas las alegrías que le podemos dar al pueblo peruano. Al principio pensé que si no hacía las cosas bien esta sería mi última convocatoria y eso me impulsó. Creo que el éxito de este grupo es que cada uno de nosotros tuvo una motivación especial.

¿Muchos se preguntan qué hizo Markarián con ustedes?
Siempre un nuevo proceso se comienza con ilusión, es como para muchos el primer día de clases. Después el profesor nos habló claro, desde la disciplina y el compromiso hasta cosas tácticas. Somos conscientes de que este es el inicio de algo, no hemos ganado nada.

Hoy eres el primer jugador en fichar por un club del extranjero después de la copa, pero se espera que salga un par más. ¿Ese también era otro objetivo del técnico?
Sí, y hablé con el profesor sobre eso. Le agradecí por la confianza y todo lo que me dio, porque si bien es mi esfuerzo, él me ayudó muchísimo para que se concretara.

¿Qué diferencia encuentras en el Rinaldo de hoy, que está a punto de partir a Italia, del que estuvo en Suiza o Irán?
Madurez. En lo futbolístico he mejorado en la marca, ahora presiono más y recorro más el campo, igual me falta mejorar mucho.

Se te ha criticado por ser un futbolista lento, incluso tu convocatoria fue bastante comentada.
Yo sé que dicen que soy lento y no me voy a defender con respecto a eso, sé bien que he mejorado, pero de nada me sirve decirlo. También critican mi peso y en este momento estoy en el ideal aunque reconozco que me cuesta mantenerlo y que me tengo que cuidar en ese aspecto.

Cruzado parte en el bólido color marrón chocolate de la ‘Foquita’. Tiene que llegar a una reunión con su empresario Raúl Gonzales para hablar de su contrato con el Chievo Verona. Está apurado, así que aprieta el acelerador. Este Cruzado ya no es el del torneo local y con este nuevo ‘motor’ nunca más llegará tarde, menos a una jugada de balón dividido.