Banco Mundial: clase media en América Latina aumentó 50% en década pasada

Estudio señala que se cuentan 152 millones de personas de este segmento al 2009. En Brasil, Colombia y México se registraron los mayores avances

Banco Mundial: clase media en América Latina aumentó 50% en década pasada

La clase media en América Latina se incrementó en 50% durante la década pasada, informó hoy el Banco Mundial (BM) al calificar la tendencia como un logro histórico en una de las regiones del planeta con mayor inequidad económica.

El organismo difundió hoy el informe “La movilidad económica y el crecimiento de la clase media en América Latina”, en el que señaló que la clase media de la región ascendió a 152 millones de personas en 2009 respecto a los 103 millones registrados en 2003, gracias a una cambios adoptados en la política pública para enfatizar la prestación de programas sociales junto a la estabilidad económica.

El presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim, advirtió que “los gobiernos de América Latina y el Caribe aún tienen mucho por hacer un tercio de la población sigue en la pobreza, pero debemos festejar el aumento de la clase media y aprender de él”.

El informe define a los integrantes de la clase media como aquellos que perciben entre 10 y 50 dólares diarios per cápita. Los agrupa como el 30% de la población general, mientras que el grupo en pobreza representa otro 30%.

Entre los factores que han contribuido con esta tendencia, Kim enumeró el mayor nivel educativo de los trabajadores, un mayor nivel de empleo formal, más personas viviendo en áreas urbanas, más mujeres en la fuerza laboral y familias con menos hijos.

Asimismo, entre los países donde la tendencia ha ocurrido con más fuerza son Brasil, donde la clase media creció 40%; Colombia, donde el 54% de la población mejoró su nivel económico entre 1992 y 2008; y México, que vio al 17% de su población sumarse a la clase media entre 2000 y el 2010.

CONTINUAR TRABAJANDO
Kim también exhortó a los gobiernos de la región a asumir tareas complejas que le permitan mantener el crecimiento económico de manera sostenida, tales como mejorar la productividad, reducir el costo logístico, renovar infraestructura, mejorar la calidad del sistema educativo y la transparencia de entes públicos.

“Muchos países piensan actualmente en el corto plazo debido a la crisis en Europa”, respondió Kim a una pregunta sobre la sostenibilidad de esta reducción de la pobreza en América Latina. “América Latina tiene el lujo, gracias a años de esfuerzos acumulados, de no pensar en el corto plazo. Tiene el espacio para pensar en el largo plazo”.