España aprobó recortes presupuestarios más duros de su historia

“No hay dinero en las arcas para pagar servicios públicos […] el gobierno está actuando por necesidad”, aseguró el ministro de Hacienda

España aprobó recortes presupuestarios más duros de su historia

Después de un tenso debate y con toda la oposición en contra, el gobierno español consiguió sacar adelante su plan de recortes más duro de la historia moderna del país ibérico, mientras en las calles se registraba una multitudinaria ola de protestas.

El conservador Partido Popular (PP) hizo valer su mayoría absoluta en el Parlamento y logró convalidar el paquete de medidas urgentes anunciado hace una semana por 180 votos a favor, 131 en contra y una abstención, en el último intento de sortear la aguda crisis y recuperar la confianza de los inversionistas.

EL AZOTE DE LA CRISIS
El plan incluye una subida del tipo general del IVA (Impuesto del Valor Añadido) de tres puntos de 18% a 21% a partir del 1 de setiembre y la supresión de la bonificación extraordinaria por Navidad para todos los funcionarios que cobren más de 962 euros (US$1.182 dólares) al mes.

Es decir, solo 14.000 de los 2,7 millones de empleados públicos españoles se librarán de este recorte.

De esta manera, el gobierno de Mariano Rajoy espera ahorrar 65.000 millones de euros (US$79.900 millones) con la suma de todos los ajustes que recoge el plan de austeridad.

“No hay dinero en las arcas públicas para pagar servicios públicos”, dijo el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en el Parlamento. “Este gobierno está actuando por necesidad. La necesidad es la que marca el camino”, agregó.

No obstante, para el opositor Partido Socialista, el PP sólo está consiguiendo agudizar la recesión y retrasar la recuperación.