España prohíbe por tres meses operaciones cortas para frenar impacto de mercados

Pese a una nueva subida récord en la prima de riesgo, el ministro de Economía Luis de Guindos descartó la solicitud de un rescate a la Unión Europea

España prohíbe por tres meses operaciones cortas para frenar impacto de mercados

Pese a los recortes más duros de su historia, los mercados no dan un respiro a España. Hoy, en medio de una jornada negra en la bolsa de Madrid, las autoridades bursátiles del país ibérico anunciaron que prohíben por tres meses las ventas en corto de valores financieros a fin de frenar la volatilidad en los mercados financieros.

“La situación de extrema volatilidad que atraviesan los mercados de valores europeos, podría perturbar su ordenado funcionamiento y afectar al normal desenvolvimiento de la actividad financiera. En estas condiciones resulta preciso revisar la operativa de los mercados de valores con el fin de asegurar el mantenimiento de la estabilidad financiera”, aseguró mediante un comunicado la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Una operación o posición a corto plazo es una operación bursátil en la que el inversionista se beneficia de la caída de la acción de una empresa cotizada.

Según la CNMV, la medida estará vigente hasta el próximo 23 de octubre, pero podría extenderse en función de las circunstancias de los mercados.

NO SE PEDIRÁ RESCATE
Pese al alza desmesurada en la prima de riesgo (hoy subió más de 30 puntos básicos y superó los 640, un nuevo máximo) y en el interés de la deuda española, el ministro de Economía, Luis de Guindos, descartó tajantemente que su país vaya a ser rescatado por la Unión Europea (UE).

Al ser consultado por la prensa si se descarta un rescate, De Guindos respondió con un “por supuesto” y dijo que la subida de la prima responde a una “situación de enorme incertidumbre” que lleva a planteamientos “irracionales” y a situaciones de “extremo nerviosismo” de los mercados.

Reiteró que España “ha hecho todo lo que tenía que hacer” y que la situación de los mercados solo se podrán corregir con decisiones que van “más allá de los Gobiernos”, en clara alusión a una mayor intervención del Banco Central Europeo (BCE).