Grecia negociará nuevos préstamos con el FMI

Tratativas con los jefes de misión de la “troika” iniciarán mañana, dijo el ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos

Grecia negociará nuevos préstamos con el FMI

El ministro de Finanzas de Grecia, Evangelos Venizelos, anunció hoy que van a negociar nuevos préstamos con el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el marco del segundo plan de ayuda otorgado por la Zona Euro a Atenas a fines de octubre para evitar la quiebra.

“Después de varias semanas de espera, el FMI ha dado luz verde para que el país presente al FMI la petición de comenzar el procedimiento del nuevo programa (de rescate)”, dijo el ministro en el Parlamento griego.

Venizelos explicó que el FMI tomó esa decisión ayer durante una reunión en Washington de su Consejo de Administración y que *las negociaciones sobre este nuevo programa empezarán mañana cuando lleguen a Atenas los jefes de misión de la “troika” formada por el FMI, la Unión Europea (UE) y el Banco Central Europeo (BCE).

Grecia necesita urgentemente fondos para evitar entrar en suspensión de pagos el próximo 20 de marzo, cuando debe desembolsar 14.400 millones de euros en vencimientos de deuda. Asimismo, el Gobierno de Atenas está a la espera del pago del último tramo de un paquete de rescate aprobado en 2010 por la UE y el FMI y que se dé el visto bueno a la transferencia de los 130.000 millones de euros del nuevo plan acordado en la cumbre europea de octubre pasado.

Sin embargo, para que se transfieran estos fondos, el FMI y la UE exigen al Gobierno heleno que se llegue a un acuerdo sobre la reestructuración de la deuda.

SEGUIRÁN LAS CONVERSACIONES
Venizelos dijo que el Gobierno griego continuará hoy las negociaciones con sus acreedores del Instituto Internacional de Finanzas para la condonación de la mitad de los bonos que poseen los grandes bancos y fondos de inversión, a través de un complejo canje por bonos depreciados, conocido como Participación del Sector Privado (PSI).

Esto permitiría reducir la deuda de Grecia en unos 100.000 millones de euros, aunque Venizelos reconoció que las pérdidas para los tenedores de deuda serían superiores al 50%.