Reelección de Barack Obama no reduce la incertidumbre en los mercados

Economistas coinciden en que la principal preocupación es si demócratas y republicanos podrán solucionar el llamado abismo fiscal

Reelección de Barack Obama no reduce la incertidumbre en los mercados

EL COMERCIO

En términos económicos, la elección de Barack Obama básicamente no ha cambiado la situación de ese país. Ha eliminado la incertidumbre alrededor de la política que se hubiera podido seguir de ganar la opción republicana, pero no mucho más. El denominado abismo fiscal, en tanto, es lo que preocupa a todos.

Quedan sí algunas preguntas, como quién reemplazará a Tim Geithner como secretario del Tesoro o a Ben Bernanke en la jefatura de la Reserva Federal (FED, el banco central) de EE.UU., considerando que el Senado y la Cámara de Representantes seguirán bajo el control de demócratas y republicanos, respectivamente.

“Esto ya se sabía”, afirmó el jefe de estrategia en renta fija de BlackRock, Russ Koesterich, refiriéndose al resultado de la elección. “Ahora vamos a ver cómo es que el presidente maneja su relación con el Congreso para superar el tema del abismo fiscal”, añadió. Se le llama abismo fiscal (‘fiscal cliff’, en inglés) al momento a final de año en que se recortará de golpe el gasto público en alrededor de 6%, y se eliminará, al mismo tiempo, varias exoneraciones tributarias. Eso sucederá a las 00:00 horas del 1 de enero del 2013 y se teme que pueda hacer que EE.UU. recaiga en recesión.

Para los especialistas de BlackRock, el principal inversionista global en América Latina, dependerá de que republicanos y demócratas se acerquen y se pongan de acuerdo, pues “el resultado de las elecciones es en sí mismo un mandato en ese sentido, para superar este escollo”, explicó el jefe de Bonos Municipales de 
BlackRock, Peter Hayes.

PUEDE QUE NO… ¿O SÍ?
“El presidente Obama ya ha tenido serias dificultades para pasar iniciativas de gasto público, en un Congreso con el mismo balance de poder que el que acaba de ser elegido. Ahora, en cambio, los republicanos tienen sangre en el ojo, y eso abre la puerta a que no se alcance un acuerdo al respecto”, sostuvo el director de Macroconsult, Élmer Cuba.

Para BlackRock, el recorte podría ser paulatino o fraccionado: “reducir 2% este año, luego el resto”.

El economista principal de Scotiabank, Guillermo Arbe sostiene que “no se trata solamente de un tema cuantitativo, sino de que es un corte drástico y desordenado, sin considerar qué cortar y qué no”. “Por impredecible que resulte, un congreso saliente se comporta diferente que uno que acaba de entrar, es probable que decidan mantener las cosas como están para que defina el Congreso entrante”, dice.

El director del Instituto del Perú, Richard Webb, asegura que el abismo fiscal será salvado causando daño institucional y de imagen, incluso de calificación crediticia para EE.UU., pero “no dejarán de gastar, de ninguna manera, seguirán parchando sin llegar a ninguna solución fundamental que, por cierto, no hay”.

¿Cómo afectaría al Perú el hecho de que EE.U.U. crezca menos de 2% al año? Para Cuba, el golpe lo recibirán los exportadores no tradicionales pues “el resto de la economía puede encajar bien la situación”.

Arbe piensa que “habrá algún efecto, pero más sobre las expectativas y no será permanente”.