"The Economist" no cree en las cifras económicas del Gobierno argentino

Anunció que no publicarán los datos del oficialista Indec porque parecen “un intento deliberado de estafar a los inversores”

"The Economist" no cree en las cifras económicas del Gobierno argentino

“Desde 2007 el Gobierno argentino publica cifras de inflación que casi nadie cree. Muestran que los precios han aumentado entre un 5% y 11% en un año. Lejos de esto, economistas independientes, instituciones provinciales y encuestas de inflación han puesto esas cifras a más del doble de los números oficiales”, aseguró hoy la prestigiosa revista británica “The Economist” en una nota muy crítica llamada “Don´t lie to me, Argentina”.

En el mismo artículo también anuncian que dejarán de publicar las cifras del Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (Indec) de aquel país.

DESCONFÍAN DEL INDEC
La publicación, muy reconocida en el área de la economía y las finanzas, publica más de 1000 datos cada semana de temas relacionados con el PBI, los precios y los empleos de varios países. Reconocen ellos mismos que no pueden estar seguros de que todos esos datos sean confiables, pero están convencidos de que no hay mala fe en su elaboración. No obstante, no han podido asegurar lo mismo en el caso del Indec.

En su artículo, “The Economist” lamenta el “proceso de degradación” que sufrió la mencionada institución, indicando que la gestión kirchnerista acabó con lo que una vez “fue uno de los mejores institutos de estadísticas de América Latina”.

Asimismo, el magacín británico sostiene que las oficinas del Indec están “completamente cubiertas de carteles en apoyo a la presidenta Cristina Fernández de Kirchner” y aseguran que los trabajadores independientes de aquel instituto fueron cambiados por los amigos de la mandataria.

“The Economist” argumentó que, por todo esto, ha “decidido abandonar las cifras del Indec por completo desde esta semana”. Declararon estar “cansados” de respetar cifras que parecen “ser un intento deliberado de engañar a los votantes y estafar a los inversores”.