Obama da una última chance a GM y Chrysler para reestructurarse

El plan presentado por Washington otorga más dinero a las automotrices, aunque ya no descarta que se declaren en bancarrota

*Washington (EFE).-* El Gobierno de Estados Unidos ofreció hoy una última oportunidad a General Motors (GM) y Chrysler para salvarse de la quiebra y recibir más ayudas públicas, aunque el presidente Barack Obama ha señalado que los planes de ambas empresas se desarrollan lentamente. El presidente Barack Obama compareció hoy para presentar sus planes de reestructuración del sector, que pasan por la salida del primer ejecutivo de GM, Rick Wagoner, y por la concesión de más dinero, aunque no se descarta como salida la "bancarrota organizada" de las empresas. *MEDIDAS* Obama prometió que su Gobierno acelerará los planes para comprar nuevas flotas de vehículos y que está preparando una serie de incentivos para que los consumidores compren más vehículos producidos en el país. El presidente norteamericano anunció planes para desarrollar programas similares a los que existen en Europa, para incentivar la sustitución de viejos vehículos por nuevos. Pero el Gobierno estadounidense, también dejó claro que la posibilidad de que las empresas se declaren en bancarrota ya no es contemplada de forma negativa por Washington. De darse el caso, Washington respaldará las garantías de los vehículos de GM y Chrysler, ya que muchos consumidores se resisten a comprar estos automóviles ante la posibilidad de que la empresa desaparezca y nadie se haga cargo de la garantía del coche. *GENERAL MOTORS* Obama dijo que las autoridades estadounidenses proporcionarán dinero a GM durante los próximos 60 días para que pueda seguir funcionando con normalidad, mientras prepara su plan definitivo de reestructuración. Las directrices de la Casa Blanca son claras. La reestructuración "debe reducir de forma sustancial" la deuda y responsabilidades financieras de GM. Además, los cambios deben "rápidamente" permitir la competitividad total de GM con las empresas asiáticas que producen en Estados Unidos. Esto supondrá una drástica reducción en el número de marcas que posee GM, así como la reducción de su red de concesionarios. Finalmente, Washington quiere que GM invierta lo suficiente en nuevas tecnologías para que los vehículos tengan un consumo más reducido de combustible. *CHRYSLER* En el caso de Chrysler, Obama advirtió que su situación es "más difícil" y que de acuerdo al análisis del Grupo Presidencial del Automóvil, la empresa sólo podrá sobrevivir si la prevista alianza con la italiana Fiat sale adelante. El plazo dado a Chrysler es más limitado, 30 días. Durante ese tiempo, Washington facilitará dinero para que la empresa siga operando y llegue a un acuerdo final con Fiat. Si tras ese periodo, llegan a un acuerdo y a un plan creíble, Washington otorgará otro préstamo de 6.000 millones de dólares a Chrysler.

Tags relacionados

obama

gm

Chrysler