Castilla: En 2014 creceremos a nuestro nivel potencial entre 6% y 6,5%

En diálogo con Augusto Townsend, el ministro habló del crecimiento, las reuniones del FMI y BM a realizarse en Lima y la CTS al sector público

Castilla: En 2014 creceremos a nuestro nivel potencial entre 6% y 6,5%

AUGUSTO TOWNSEND KLINGE
Editor central de Economía & Negocios

En dos años, las Reuniones Anuales del FMI y el Banco Mundial se harán en Lima. ¿Es el evento más importante que hayamos organizado?
Sin duda. Serán 10.000 participantes del más alto nivel. En el evento del BID hace unos años, que fue grande, no se llegó a los 3.000. No hay que olvidar que hace 50 años que no iba a América Latina una asamblea anual del fondo y el banco. La última vez fue Río de Janeiro. Por eso están preparando ahora una serie de eventos temáticos, tanto el fondo como el banco, camino a Lima 2015.

Habrá que invertir mucho para eso…
Efectivamente. La inversión más grande que haremos será el centro de convenciones, y es una inversión que queda para la ciudad. Los costos de estas conferencias en general no superan los US$80 millones, el banco y el fondo sufragan parte de los costos y el país anfitrión se encarga principalmente de la infraestructura y los servicios para el evento.

He oído que van a hacer el centro de convenciones y una torre de oficinas al lado del Museo de la Nación.
La torre de oficinas se va a usar en parte. Los pisos de abajo se van a incorporar al complejo cultural y de exhibiciones, que unirá la Biblioteca Nacional, el Teatro Nacional, etc. Esa torre será la nueva sede del Banco de la Nación, y para mudarse este último está vendiendo todos sus activos, como sus inmuebles en San Isidro. Además, se va a concesionar un hotel al sector privado, para darle mayor valor al complejo. La idea es consolidar a Lima como un ‘hub’ de eventos de esta índole, al margen de que se pueda pensar en un centro ferial en otro lugar para otro tipo de eventos.

¿Alcanzarán los hoteles?
Otro de los retos era aumentar el número de camas en hoteles de cuatro estrellas para arriba. Un equipo conjunto del FMI y el BM ha ido varias veces a Lima, han hecho una primera barrida y hemos pasado los mínimos básicos.

¿Pero tienen compromisos puntuales de ampliación o apertura de hoteles?
Hay compromisos, pero ya con lo que existe se alcanzan los estándares mínimos que ellos exigen. Me parece que la exigencia es como 4.000 camas.

CRECIMIENTO ECONÓMICO
Ayer dijo en su presentación que el Perú podría crecer por encima del 6% el próximo año. ¿Cuál es su sustento?
Son cuatro cosas. Primero, esperamos que el mundo muestre un crecimiento mayor, incluso considerando el reajuste a la baja que acaba de hacer el FMI. Si EE.UU., por ejemplo, soluciona este impasse político y fortalece su recuperación, eso va a tener un impacto claro en el sector de confecciones textiles y en el agroindustrial. Segundo, va a haber una recuperación en los volúmenes de producción de ciertos sectores primarios, vale decir, ampliaciones o proyectos nuevos como Toromocho, un incremento en la producción pesquera y la recuperación luego de la roya en el sector del café.

¿Todo esto se sentirá en el 2014?
El tercer aspecto es que se está dando una recuperación de las expectativas. Hacia octubre ya vamos a ver un punto de inflexión, con mejoras en cuando a las previsiones de contratación de personal, aumento en las perspectivas de ventas, etc. Y lo cuarto es que va a entrar una serie de proyectos importantes de infraestructura. Va a comenzar la construcción de la línea 2 del metro en el primer semestre del 2014 y otros proyectos que van a ser adjudicados en los siguientes meses. Todo esto hará que podamos crecer en nuestro nivel potencial, que es 6% o 6,5%, o por encima de él.

¿No le preocupa el frente externo?
Mucho va a depender de los errores de política que se cometan o no en este país [EE.UU.], que hemos visto ha sido el tema que ha dominado la discusión en las Reuniones Anuales. En el caso de China, vemos que los datos de exportaciones e importaciones y los de manufactura han llegado a un punto de inflexión y que su crecimiento se estabiliza en 7% u 8%, lo cual pone el precio del cobre en niveles que todavía están muy por encima del promedio de la década anterior. En EE.UU. preocupa cómo se hará el retiro del estímulo monetario, pero pareciera que la nominada por el presidente Obama para suceder a Ben Bernanke en la FED es mucho más propicia a un retiro modulado y gradual que el otro candidato. Entonces, va a haber volatilidad en los mercados, las tasas de interés van a subir y se verá una recomposición de los portafolios.

¿Cuánto nos impactará esto?
Los capitales que ingresan al Perú son principalmente inversión extranjera directa (IED). El año pasado entraron 11 puntos del PBI en flujos de capital, y 10 fueron endeudamiento a largo plazo de empresas privadas o IED.

Uno podría ser algo suspicaz con sus supuestos: la crisis política en EE.UU. es de nunca acabar y, como dijo Nouriel Roubini ayer, el crecimiento de China podría caer por debajo de 6% a partir del 2015…
Bueno, en este punto ya nada nos sorprendería. Pero pese a todo, EE.UU. es una de las economías más flexibles que existen, con una población relativamente joven, y las principales innovaciones se siguen dando aquí. EE.UU. se va a recuperar, la pregunta es cuán rápido. En China la situación sí es más estructural, supone un rebalanceo de su economía hacia el consumo. Es algo complicado, pero los líderes chinos quieren hacerlo de manera ordenada.

CTS EN EL SECTOR PÚBLICO
Se han criticado los cambios a la CTS de los empleados públicos, ¿qué tiene que decir sobre eso?
Había un gran enredo en los tres regímenes de los trabajadores públicos con el tema de la CTS. El régimen CAS no tenía CTS, la base de cálculo para los trabajadores del D.L. 276 era ínfima, y en el 728 [de la actividad privada que fue aplicado en el sector público] algunas entidades depositaban y otras no. Lo que se ha hecho es que a los que entren voluntariamente al nuevo esquema, se les pondrá en un solo régimen donde el Estado liquida la CTS utilizando los tres años previos al cese como base de cálculo. Entonces, se saca un promedio y se multiplica por los años de servicios, lo cual ampliamente compensa cualquier pérdida de intereses por no tener una cuenta individual y, además, obliga al Estado a depositar.

¿Asegura entonces que todo el que opte por el nuevo sistema tendrá una CTS mayor a la que tenía antes?
Sí, y de manera más formal y transparente. Esta es una mejora en el sistema y no vemos que haya la necesidad de cambiar una ley tan importante, y a cuya implementación estamos a abocados, como la Ley del Servicio Civil.