Presencia de la mujer en la economía es fundamental para salir de la crisis

La ONU consideró que al lograr la completa incorporación del sexo femenino al aparato productivo se promoverá el desarrollo económico

La "ONU":http://www.un.org/es/ aseguró hoy que es "urgente" poner fin a la discriminación que todavía sufre la mujer en la vida económica, para que su completa incorporación al aparato productivo facilite la salida de la crisis y promueva el desarrollo. En un informe sobre el papel de la mujer en el desarrollo, el organismo señala que aumentar el acceso de la mujer a recursos económicos como el crédito tiene un "efecto multiplicador" en la generación de actividad económica. "Una respuesta adecuada a la discriminación de género facilitaría alcanzar la igualdad entre sexos, fortalecería el papel de la mujer, fomentaría el crecimiento económico y lograría la prosperidad a largo plazo", dijo en un comunicado el subsecretario general para asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas, Sha Zukang. El informe lamenta que todavía se mantengan "desigualdades" en el acceso de los géneros a los servicios financieros, pese al aumento a escala global de la presencia de la mujer en el mundo laboral. *EL TRABAJO DE LA MUJER ES SOBRE TODO INFORMAL* La mujer sigue ocupando un número desproporcionado de trabajos informales, generalmente precarios, mal pagados y carentes de protección social, lo que limita sus oportunidades laborales. En ese contexto, el documento señala que la mujer ocupa un número desproporcionado de puestos de trabajo en actividades primarias como la agricultura, mientras que no ha conseguido ganar terreno en industrias avanzadas como la tecnología de la información. También recuerda, con datos de la Confederación Sindical Internacional, que los salarios femeninos son un 16,5 por ciento más bajos que los masculinos. El informe denuncia que muchas mujeres siguen estando marginadas del sector financiero formal, al que no se le permite acceso por considerarlas clientes de alto riesgo y exigirles avales desproporcionados. Cita como ejemplos que solo el 9 por ciento de los créditos otorgados en Uganda son para mujeres, o que las mujeres bengalíes reciben el 2 por ciento de los préstamos de la banca de su país pese a ser las responsables del 27 por ciento de los depósitos. El microcrédito se ha convertido en una alternativa en numerosos lugares para las mujeres que necesitan capital con el que iniciar un negocio, pero hay dudas sobre que este tipo de financiación permita por si sola fortalecer la presencia de la mujer en la actividad económica, según la ONU. *UNA PROFUNDA DISCRIMINACIÓN* El documento advierte de que la mujer también es objeto de discriminación en la tenencia de tierras, la adquisición de vivienda o la compra de propiedades, así como otros recursos productivos que son cruciales para desarrollar su potencial. "Incluso allí donde se reconocen los derechos económicos de la mujer, no se aplican en la realidad o son ignorados debido a las prácticas socioculturales tradicionales", agrega. Lamenta que los análisis macroeconómicos no hayan abordado de manera adecuada las restricciones estructurales y la oportunidad perdida de desarrollar el capital humano de la mujer. Por ello, insta a incorporar la igualdad de género como principio en la elaboración de presupuestos e iniciativas económicas, así como promocionar el empleo de mujeres e incluir en sus análisis el trabajo no remunerado que suelen efectuar.

Tags relacionados

crisis

Discriminación

ECONOMIA

MUJER